“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” Filipenses 1:21.

Fue en Julio de 2013, pero lo recuerdo como si fuera hoy porque Soweto es un lugar impactante. Este asentamiento se encuentra a unos veinte kilómetros al suroeste (de ahí el nombre “Soweto”) de Johannesburgo, y residen allí unos tres millones de personas. La marginalidad y la pobreza se respiran en todas partes. Son calles y calles de gente que parece haber sido olvidada, sin (casi) ningún tipo de posibilidad de crecimiento o de progreso.

Biblia

No obstante, Soweto es conocido por dos hitos: el primero es que tiene una calle donde están (a poca distancia) las casas en las que vivieron dos premios Nobel de la Paz. Desmond Tutu y Nelson Mandela. El segundo es que el 16 de Junio de 1976 hubo una matanza de más de quinientos jóvenes que reclamaban pacíficamente contra el gobierno del “apartheid”, debido a que querían imponer la lengua afrikáans como medio de instrucción en las escuelas de Sudáfrica, en vez del inglés.

Hay una foto histórica que retrata la tragedia de ese 16 de Junio. Héctor Pieterson, un niño de doce años, es llevado muerto en brazos de un compañero de escuela.  La foto dio vueltas al mundo y se convirtió en un símbolo de la resistencia. Finalmente, en las escuelas se continuó enseñando en inglés.
Visitamos el museo Héctor Pieterson y la placa conmemorativa de ese trágico hecho, ubicados en Soweto. Niños de color con playeras del Barcelona y de “Angry Birds” (sí, la globalización llega a todas partes) se acercan para que les tomemos unas fotos.

Luego, extienden su mano para recibir algún rand. Lo que sea, para ellos es una inmensa riqueza.
Parado allí, reflexioné sobre el valor de la vida y sobre lo que implica entregarla por una causa que crees justa. Recordé a los mártires del Cristianismo, a quienes injustamente se les quitó la vida, y la importancia de ser fiel a Dios bajo toda circunstancia.
Sin embargo, hoy puede ser un día histórico, si recordamos que, más allá de morir por Jesús, debemos vivir por él cada día.

“Es algo solemne morir, pero es mucho más solemne vivir. Cada pensamiento, palabra y acción de nuestra vida volverán a confrontarnos. Tendremos que seguir siendo durante toda la eternidad lo que nos hayamos hecho durante el tiempo de gracia. La muerte provoca la disolución del cuerpo, pero no produce cambio alguno en nuestro carácter, ni lo cambia tampoco la venida de Cristo; tan solo lo fija para siempre, sin posibilidad de cambio” (Elena de White, Eventos de los últimos días, p. 240). (I) 

#LaFotoQueCambióLaHistoria
#MatinaldeJóvenes
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

TOMADO DE:
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Al oír Labán las noticias acerca de su sobrino Jacob, salió a recibirlo y, entre abrazos y besos, lo llevó a su casa” (Génesis 29:13, NVI)

    Al oír Labán las noticias acerca de su sobrino Jacob, salió a recibirlo y, entre abrazos y besos, lo llevó a su casa” (Génesis 29:13, NVI).

    EI Día Olímpico se introdujo en 1948, para conmemorar el surgimiento de los modernos Juegos Olímpicos, organizados el 23 de Junio de 1894, en la Sorbona, de París. Ese día, se determinó el relanzamiento de los Juegos, que ocurriría en la ciudad de Atenas, Grecia, en 1896.

    Biblia
    Por eso, el 23 de Junio es el Día Olímpico. Su objetivo es difundir los ideales olímpicos como la lealtad, la hermandad, el esfuerzo, la amistad y la paz, entre otros. Bien vale recordar lo ocurrido el 14 de Febrero en los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, realizados en Sochi (Rusia).

    Esta es la historia del peruano Roberto Carcelén, de 43 años, quien compitió en la prueba de 15 km de esquí de fondo, ¡con dos costillas rotas! Él sabía que estos serían sus últimos Juegos Olímpicos, por eso tomó la decisión de correr igualmente la carrera, aunque días antes de la competición se quebró las costillas.
    Roberto terminó la carrera en una hora, seis minutos y 28 segundos. Ocupó el puesto número 87, pero superó a cinco atletas que no terminaron, y quedó a once minutos del clasificado en el lugar 86, el nepalí Dachhiri Sherpa.
    Sin embargo, sucedió algo que no estaba en los planes. Cuando Roberto cruzó la meta, el nepalí fue rápidamente a abrazarlo.

    Pero no se acercó solo. El suizo Darío Cologna, ganador de la carrera, también se llegó hasta él para abrazarlo.
    Se me salieron las lágrimas al ver a tres atletas profesionales embargados de emoción, sobre la helada pista de Sochi, Porque este no fue un abrazo común: era un abrazo que marcaba caballerosidad deportiva y que reforzaba el noble acto de la superación humana en un momento adverso.
    Corno Labán a Jacob, Dios quiere abrazarnos y llevarnos a casa. Este es un mundo helado y frío. Hay relaciones frías, personas frías, circunstancias frías… Tenemos costillas quebradas, sueños rotos, esperanzas deshechas…

    Hoy puede ser un día histórico. Dios viene corriendo para abrazarnos. Nos dice tres palabras: “No te rindas, Dos palabras: “Sigue adelante. Una palabra: “Ánimo! Tal vez, no seamos los mejores. Tal vez, acumulamos varios fracasos. Tal vez, nos hemos quedado muy atrás. Sí, el pecado siempre nos hace retrasan Pero Dios nos rodea con sus brazos. Nos calma. Nos perdona. Nos cobija. Nos da nuevas oportunidades.
    “El abrazo de Cristo abarca a todo el mundo. Murió en la cruz para destruir al que tenía el poder de la muerte, y para erradicar el pecado de toda alma creyente (Elena G. de White, Dios nos cuida, p. 265). PA (I) 

    #UnAbrazoAlPerdedor
    #MatinaldeJóvenes
    #RadioJovenAdventista
    #MeditacionesDiarias

    TOMADO DE:
    Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

  • “Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía" (Hechos 11:26).

    “Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía" (Hechos 11:26).

    Biblia

    El 22 de Junio de 1934 fue un día histórico. En Alemania, se firmó el contrato entre la Asociación de la Industria Alemana del Automóvil del Reich y Ferdinand Porsche, lo que inició la producción de un automóvil marca Volkswagen, conocido como "Escarabajo". Por eso, este día es considerado el Día Internacional del Volkswagen.
    Es que el Volkswagen "Escarabajo" es un auto muy reconocido a nivel mundial. Es tan representativo de la marca Volkswagen que casi cualquier persona que lo ve sabe casi inmediatamente que se trata de un Volkswagen, por su inconfundible aspecto.

    No fue ni en Jerusalén ni en Samaria. Fue en la actual Turquía, en el siglo I d.C. A parecer, los cristianos de Antioquía hablaban de Cristo, predicaban de Cristo, cantaban de Cristo y oraban en su nombre. A quienes los rodeaban, no les quedó más remedio que llamarlos "cristianos".
    Y a ti, ¿cómo te llaman, o por qué característica te conocen? ¿Cuáles son los temas de los que te gusta hablar? ¿Música? ¿Deportes? ¿Programas de televisión? ¿Cine? ¿Moda? ¿Política? ¿Qué es lo que más públicas en tus redes sociales? ¿Qué dice de ti la ropa que usas? ¿Qué opina la gente de ti, cuando te conoce?

    Así como el "Escarabajo" es asociado instantáneamente con una empresa automotriz en particular, ¿reconocen los otros en ti de dónde vienes, a quién perteneces y que tienes la marca del cielo en tu vida?
    Hoy puede ser un día histórico. Decide, desde ahora, hablar más de Jesús. Que el sublime Maestro de Galilea permee todas tus palabras, tus conversaciones, tus canciones, tu muro de Facebook. Y que sus enseñanzas sean vividas por ti nítidamente: perdona a quien te agreda, ama a tu enemigo, da la otra mejilla; sé manso, sé puro, sé misericordioso, sé limpio de corazón, sé humilde, sé respetuoso.

    Te aseguro que, de esta manera, como a los antiguos discípulos de Antioquía, también tendrás (y bien ganado) el apodo de "cristiano".
    "Procedamos como hijos de Dios, que buscan su consejo y están listos para seguir sus planes dondequiera que les sean presentados. Dios será glorificado por un pueblo tal y los testigos de nuestro celo dirán: Amén, amén" (Elena de White, Joyas de los testimonios, t. 3 p.377). (I) 

    #UnEscarabajoInconfundible
    #MatinaldeJóvenes
    #RadioJovenAdventista
    #MeditacionesDiarias

    Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

  • Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán” (Salmo 126:5)

    Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán” (Salmo 126:5)

    Había una vez un joven que tenía ideas novedosas acerca de cómo cosechar los campos de trigo. Su nombre era Cyrus McCormick (1809-1884). Desde niño, cuando trabajaba en la cosecha del campo que tenía su familia, notó que era mucho mejor realizar ese trabajo con máquinas, para aliviar la dureza de semejantes labores y hacer las tareas de forma más eficiente. Así, en su adolescencia, Cyrus diseñó y patentó aparatos que de una forma u otra reducían la carga de trabajo para los peones y los esclavos.

    Biblia

    Ninguna de esas invenciones tuvo éxito. Al parecer, no estaba “cosechando” en su vida el esfuerzo y el trabajo “sembrados”, justamente, en procura de realizar una máquina cosechadora.
    El día histórico fue el 21 de Junio 1831, cuando Cyrus McCormick terminó el invento que lo catapultó a liderar un emporio industrial de este tipo de maquinarías, que revolucionó la agricultura en el siglo XIX: la segadora automática. A este logro, le siguieron otros, como la engavilladora.
    Es cierto que McCormick se basó sobre inventos previos de otras personas, pero su aporte y mérito estuvo en la integración de todos esos conceptos, en la obtención de las patentes respectivas y, finalmente, en la fabricación de la maquinaria, hasta hacerla comercial.

    McCormick sembró: soñó, se preparó, estudió, comparó, integró, no se desanimó y… un día, cosechó.
    Ya lo dicen los versos de Manuel Sandoval:
    “Lo que no logres hoy, quizá mañana/ lo lograrás, no es tiempo todavía;/nunca en el breve término de un día/ madura el fruto, ni la espiga grana./ No son jamás, en la labor humana,/ vano el afán e inútil la porfía; /el que con fe y valor lucha y confía/ los mayores obstáculos allana./ Trabaja y persevera que, en el mundo,/ nada existe rebelde ni infecundo] para el poder de Dios y de la idea./ Hasta la estéril y deforme roca/ es manantial cuando Moisés la toca/ y estatua cuando Fidias la golpea!

    Hoy puede ser un día histórico. Ocúpate en sembrar. Olvídate de la recompensa: ella vendrá sola.
    “Aquel que ha asignado a cada cual su obra’, conforme a su capacidad, no dejará pasar el fiel cumplimiento del deber sin recompensa. Cada acto de lealtad y fe será coronado con muestras del favor y aprobación de Dios. A todo obrero le es dada la promesa: ‘Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá con regocijo, trayendo sus gavillas’ (Sal. 1 26:5, 6)” (Elena G. de White, Testimonios para la Iglesia, t. 5, p. 373). PA (I) 

    #LaCosechadoraDeMccormick
    #MatinaldeJóvenes
    #RadioJovenAdventista
    #MeditacionesDiarias

    Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

  • En busca de un hogar

    Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad" (Hebreos 11:14-16).

    Biblia

    Había una vez un padre angustiado por sus hijos, al punto de correr cualquier riesgo en el afán de salvarles la vida. Es, sin duda, lo que hace todo buen padre. Así, Abdulá Kurdi dejó Kobane, su bombardeada y destruida ciudad siria, asediada por la sangre, el horror y la muerte. Y se embarcó con su esposa y sus dos hijos en una utópica travesía marítima, para llevar a sus hijos hasta Grecia.
    Ellos sobrevivieron a las bombas y la guerra, pero no al mar ni a las barreras geográficas y legales que los separaban del anhelado destino.

    Anhelaban un lugar mejor... pero no llegaron, y murieron ahogados frente a la estación balnearia turca de Bodrum. "Llevábamos chalecos salvavidas, pero el barco se volcó súbitamente porque hubo gente que se puso de pie. Yo daba la mano a mi mujer, pero mis hijos se me escaparon de las manos", contó Abdulá. 
    Entre los sirios que intentaban llegar a la isla griega de Kos, murió Aylan, un niño de tres años, cuya foto (con su diminuta camiseta roja y su pantaloncillo azul), que lo mostraba yaciendo inerte en una playa, se viralizó en 2015 por el mundo, y fue el germen de una ola de indignación sobre la situación de estas personas en busca de un hogar mejor donde vivir.

    Todos somos peregrinos. Como Abdulá, queremos llegar a un lugar mejor. Y no queremos ir solos: nuestros hijos, nuestra familia, nuestros amigos, nuestros amados... todos pueden estar allí.
    Hoy, 20 de Junio, es el Día Mundial de los Refugiados. Hoy puede ser un día histórico si recuerdas que todos somos, de alguna manera, refugiados. Este mundo de pecado no es nuestro hogar. No fuimos diseñados para vivir así, ni para morir así. Ten fe, más allá de la angustia y de tu situación actual.

    "No conocemos lo que está delante de nosotros, pero sabemos que tenemos el privilegio de entregar nuestras almas a Dios como nuestro fiel Creador. Agradezcámosle por tener un refugio en la tribulación. Recordemos que Cristo es una ayuda presente en todo tiempo de necesidad. Las promesas de la Palabra de Dios son ricas, plenas y gratuitas. Dios está con nosotros, cuida de nosotros" (Elena G. de White, Alza tus ojos, p, 140). (I) 

    #EnBuscaDeUnHogar
    #MatinaldeJóvenes
    #RadioJovenAdventista
    #MeditacionesDiarias

    TOMADO DE:
    Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

  • "Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida" Proverbios 24:10

    "Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida" Proverbios 24:10.

    Seguimos de festejos. Ayer fue mi cumpleaños, y hoy es el de un personaje del todo especial. Nació el 19 de Junio de 1978, y solo tiene un padre, que se llama Jim Davis. Sí, tal como lo lees. ¿Te doy más pistas? No es un ser humano, le gusta dormir la siesta y comer lasaña. ¿Ya sabes de quién se trata? Sin duda, es Garfield, ese gato antihéroe que se roba las sonrisas de grandes y pequeños desde hace casi cuarenta años. Se dice que es la tira cómica más editada de la historia: en total, son más de 2500 periódicos en 111 países del mundo los que reproducen sus tiras. Se estima que 260 millones de personas lo leen diariamente.

    Biblia

    El protagonista se llama así por el abuelo de su dibujante, James Garfield Davis, que a su vez fue bautizado así en honor del presidente estadounidense James A. Garfield. Pero, al parecer, Garfield huye de ese legado. Él es un gato egoísta, vago, egocéntrico y un gran bebedor de café.
    Antes de criticar a este gato de historieta, piensa si tú también no eres un poco como él. A veces, todos somos como Garfield. Lejos de acercarnos al ideal divino, y de dar claras y exactas muestras de que somos cristianos convertidos, pensamos solo en nosotros mismos.

    En lugar de ser disciplinados y metódicos, divagamos y perdemos el tiempo en menudencias sin sentido, dejando de lado lo más importante: el estudio, el trabajo, la comunión con Dios y el servicio a los demás, Lejos de dar honor al legado que recibimos con el nombre de hijos de Dios, solemos ser débiles para resistir la tentación, o caemos en las garras de la intemperancia tanto en el comer como en el beber.
    Sí. Todos somos un poco Garfield. Pero hoy puede ser un día histórico, que cambie esa situación. Para eso, tómate un comprimido de Proverbios 13:4: "El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperada".

    Luego, unas gotitas de Proverbios 6:6: "Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio". Más tarde, una pastilla de Proverbios 20:4: "El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará". Por último, una cucharada de Romanos 12:11: "En lo que requiere diligencia, no perezosos, fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”.
    "Lo que es digno de ser hecho, es digno de ser bien hecho. Sea cual fuere tu trabajo, hazlo fielmente" (Elena de White, Mensajes para los jóvenes, p. 138). (I)

    #TodosSomosComoGarfield
    #MatinaldeJóvenes
    #RadioJovenAdventista
    #MeditacionesDiarias

    TOMADO DE:
    Lecturas Devocionales para Jóvenes 2017

Inicia sesión para enviar comentarios

 

 

 

 

 

.....................................................................................................

.

_________________________________________________________

optica

 

 

 

 

 

logop.fw

Teléfono: 052-780-787

mail: info@aldia.com.ec

Celular: 0997151726

whatsapp: 0997151726

Dirección: Quevedo vía Valencia a una cuadra del Banco Pichincha de San Camilo

Babahoyo C.C Bahía Calderón Av. 6 de Octubre.

Boletín de Noticias

Registrese y reciba las ultimas noticias en su correo