Ágatha, es la mascota que apoya en la Can terapia del Hospital San Francisco

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Desde noviembre de 2019, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), implementó en el Hospital General San Francisco, la Can Terapia, un nuevo tratamiento terapéutico, asistido con perros, que ayuda a mejorar el funcionamiento cognitivo, físico, social y emocional del paciente, especialmente de los niños.
Todos los miércoles, a las 15 horas, Agatha, como se llama la perrita que ayuda en la terapia, ingresa a la unidad médica; es muy conocida entre el personal médico y administrativo; así como, por los niños, niñas y adolescentes del área de hospitalización pediátrica, donde se concentra la actividad.
Esta mascota fue preparada desde su nacimiento, para asistir en terapias; por ello, los cuidados para su alimentación, aseo y su estado de salud, son muy estrictos, pues, siempre estará en contacto con el personal médico y los pacientes.

Verónica Pardo voluntaria que acompaña en las visitas a Agatha indica que, aproximadamente, 10 niños, junto a sus padres, participan en las terapias y charlas, que ayudan a la humanización en la atención médica. Esta técnica ayuda a reducir el tiempo de recuperación de nuestros pequeños pacientes.




Luis Rueda, padre Kevin, uno de los niños que se encuentra interno en el área de hospitalización comenta: “Es la primera vez que veo esta clase de terapia con perros, nunca me imaginé que una mascota podría estar en un hospital; sin embargo, Agatha ha contribuido, de sobremanera, a la recuperación de mi hijo. A él, le gustan los perritos y, encontrarse con uno en el hospital, ha hecho que emocionalmente esté bien; disfruta de su presencia”

Jackleline Sánchez, enfermera operativa del servicio de Gineco pediatría, quien semanalmente, presencia de las terapias a los niños, señaló: “Desde que tenemos las visitas de la perrita hospitalaria para las terapias, los niños sonríen y se siente un ambiente diferente; están alegres, salen de la rutina diaria, durante su estancia hospitalaria. Además, se logra estimulación psicológica y física, lo que influye, directamente, en la pronta recuperación, ya que inclusive activa sus defensas”.

En los últimos días, también se incorporó Lilú, a la can terapia, otra perrita que brinda soporte, y la que se espera, apoye a las otras unidades médicas donde se implemente el servicio.

Para 2020, el IESS extenderá este servicio a otras unidades médicas, como el Hospital Carlos Andrade Marín y el Hospital Quito Sur. Mientras tanto, se realizan jornadas de capacitación al personal que se encargará de esta terapia.

- Advertisment -

LO ÚLTIMO