8 de Marzo: La mujer con poco espacio en la Asamblea, alcaldías y otros ámbitos políticos

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La representación de la mujer en la vida política sigue siendo un reto difícil, así se notó en las elecciones generales del 7 de febrero de 2021, donde las mujeres candidatas estaban en desventaja frente a los hombres.

Esto cuando la mayoría de partidos y movimientos políticos las ubicaron a partir del segundo puesto, a excepción de Unión Ecuatoriana, donde su aspirante a la cabeza era Vanessa Caicedo, pero no alcanzó los votos.

Con el método de Webster, los hombres que estaban a la cabeza tuvieron mayor posibilidad de entrar a la Asamblea, muy pocas fueron mujeres. Esta realidad se evidenció en el bloque de Los Ríos, donde la única mujer es: Vanessa Freire, de la Alianza Unión Por la Esperanza (correísta).

Así lo reconoció Lucía Rodríguez, coordinadora nacional del Observatorio Ciudadano a la Aplicación de la Ley Orgánica Integral para Prohibición y Erradicación de la Violencia a la Mujer:

En el Ecuador…predomina la imagen solamente de los hombres porque las mujeres están de suplentes o de relleno, en papeles secundarios, vemos mesas directivas 100% con imagen del hombre, y a veces al 90%”, dijo en una entrevista con ALDIA.

Resaltó que existe una Ley de Paridad, pero que está se queda en papeles. “Este derecho a la paridad es igual al derecho a la participación política y al derecho que tenemos de elegir y ser elegidos, no es un favor de los partidos”, enfatizó Rodríguez.

A nivel nacional del Legislativo, la presencia femenina no pasa del 38% de los 137 nuevos asambleístas que se posesionarán el 14 de mayo. A comparación del periodo 2017-2021, que hubo un 39% en total. Es decir, ha existido un retroceso.

En el caso de las alcaldías, el panorama en la provincia de Los Ríos es de 3 a 10, sólo tres mujeres ocupan un sillón municipal: María Cristina Holguín (Mocache), Amada Zambrano (Urdaneta) y Sonia Palacios (Baba).

Sin embargo, Rodríguez también lamentó que una vez que se consiguen los retos en la política, las mujeres no suelen ser “tomadas en cuenta” en decisiones importantes y son usadas como “floreros”.

Esto ocurre en las viceprefecturas. Hace cinco días, el segundo encuentro de las viceprefectas del país se desarrolló en Quevedo, provincia de Los Ríos, promovida para hacer una reforma urgente al Cootad (Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización) con la ayuda de la nueva Asamblea.

El objetivo es que la segunda autoridad provincial no tenga que esperar que el Prefecto designe las funciones, sino que estarían planteadas en la misma Ley.

Esta necesidad surgió luego de que las viceprefectas dieran a conocer públicamente que son excluidas, que no se les designan tareas ni recursos. Sólo son usadas para asistir a eventos públicos como una imagen.

“Desde el primer mes se me excluyó del Gad Provincial, se me quitó el vehículo, el chofer, el técnico, asistente…prácticamente son dos años y no tengo ningún tipo de delegación ni función. Son más de 100 oficios y la respuesta que tenemos es por motivo de austeridad”, dijo Cumandá Guevara, viceprefecta de Pastaza a este medio.

Pero no hay que ir muy lejos. En Los Ríos, el Prefecto Johnny Terán tampoco le ha delegado funciones a su compañera Jhoa Chong Qui, así lo han manifestado ambos.

Terán dijo en una entrevista con La Hora hace varios meses que “lo importante no es la Viceprefecta… sino que la gente sea servida”. Además mencionó que su administración “se caracteriza por ser netamente austera…”.

En tanto, Chong Qui mencionó que “ni siquiera hay comunicación con el Prefecto”, y que pese a los cientos de oficios enviados, ninguno ha sido respondido. “La obligación del Prefecto es delegar funciones; no somos floreros”, dijo en una ocasión.

La Ley de Paridad necesita más acción

En febrero de 2019, el Consejo Nacional Electoral (CNE), realizó una reforma al Código de la Democracia, donde establece como objetivo llegar al 50% de participación de mujeres, progresivamente, en las dos siguientes elecciones.

Para ello el principal organismo electoral estableció que los partidos y movimientos políticos cumplan, como mínimo, con el 15% de mujeres en las listas de candidatos pluripersonales y el 30% en elecciones seccionales. Claro que lo hicieron, pero se delegaron puestos secundarios.

Para las próximas elecciones de 2024, el Código de la Democracia obligará la paridad en los binomios presidenciables, es decir, habrá un hombre y una mujer en la papeleta para presidente y vicepresidente.  (EHL)

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO