Al menos 29 personas han muerto y otras 28 han resultado heridas, la mayoría de origen alemán, cuando el autobús turístico en el que viajaban volcó y se despeñó en Caniço, en la isla de Madeira (Portugal), informa la agencia de noticias Lusa.