Conoce a Ericka Ibarra, candidata a Reina de Quevedo 2021

Quevedo.- Ericka Salomé Ibarra Cedeño tiene 23 años y está participando para Reina de Quevedo 2021.  Representa a ‘las damas y caballeros de las vías’: Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

El certamen se realizará el 4 de septiembre del presente año, en el Palacio de Cristal. Conoce un poco más de Ericka en la siguiente entrevista:

¿Qué te motivó participar en el certamen?

Me motivaron muchas personas y una de las más importantes fue mi mamá. Mi madre siempre me recalca que mi hermana es mi cómplice y ella es la que más me empuja en esto. También hubo personas externas como mi maestra y así.

¿Cómo te identificas?

Me identifico como una persona súper sociable. Me gusta ser amiguera, divertida, no me acomplejo ante nada, súper espontanea, libre a lo que voy a hacer…

Cuéntanos sobre tu entorno familiar

Yo digo que mi familia es como la de ‘Los Locos Addams’, un poco dispareja. (se ríe).

La cabeza de mi familia, siempre lo recalcaré, es mi mamá. Luego sigue mi padrastro, dos hermanos y en estos momentos que estoy compartiendo más con mi papa.

¿Cuáles son tus pasatiempos?

Yo soy una persona que le gusta estar activa. Me levanto a las 5 am a trabajar, a hacerme cargo de mi negocio familiar, termino mis labores a las 14 pm y luego tengo clases en la universidad.

Mi mama y mi padrastro tienen una empresa de catering. Ellos dicen que el negocio que formaron es para nosotros; la cabeza del negocio soy yo porque está a mi nombre y estoy al frente de todo.

¿Cuál es tu artista favorito o grupo favorito?

Tengo tres artistas que me encantan y mi mamá siempre dice que, para mi edad, estos artistas no hacen referencia. Yo amo el grupo Pandora o el popurrí de Juan Gabriel, me gusta Selena Quintanilla y también adoro a Cristian Castro, lo amo demasiado.

¿Cuál fue tu día más feliz?

Tengo muchos días felices, pero quiero recalcar uno de los más importantes: el día en que nació mi hermano. Fue feliz porque mi hermano estaba a punto de morir en el vientre de mi mamá, así que fue el más esperado.

¿Cuál fue tu día más triste?

Tengo varios días tristes también. Uno de esos fue la muerte de mi abuela, ya que conviví con ella hasta los 9 años y mi familia ha sido súper unida. Perder la cabeza del hogar, mi abuela, que le daba fuerzas a todos, fue muy triste.

Si eres Reina de Quevedo ¿Qué te gustaría hacer por la ciudad?

Tengo un proyecto muy importante. Creo que en este tiempo de pandemia los niños son lo primordial. Me gustaría hacer cursos o talleres para que ellos puedan mantener su mente ocupada y no se enfrasquen en lo que están viviendo.

¿A quién admiras?

Admiro a Dios demasiado porque mi familia siempre me ha dicho: el tiempo de Dios es perfecto. Admiro a mi mamá, a mi padrastro, porque a pesar de que este año ha sido demasiado duro, siguen adelante.

¿Alguna anécdota de tu adolescencia?

Una anécdota súper chistosa… estábamos en Guayaquil y como la mayoría sabe las calles se inundan… recuerdo que caminábamos por la avenida La Atarazana cuando vino un fuerte aguacero, entonces a mí se me ocurrió la ‘grandiosa’ idea de salir corriendo y no me percaté de una alcantarilla y caí.

Para sacarme, llegaron los de la Comisión de Tránsito (CTE) y los bomberos… cuando me di cuenta, había bastante gente. Mi mamá, mi padrastro y mis hermanos estaban preocupados, el chico de la CTE se me ría y los bomberos también. Creo que salí hasta en los periódicos. (se río)

¿Cuál es tu comida favorita?

Yo soy muy comelona, no tengo comida específica, creo que todas son riquísimas.

Tu mensaje final

Este mensaje es para todas chicas de mi edad que tienen miles de sueños. Tu inteligencia te va a hacer grande, no dejes que nadie te diga que no puedes, que eres menos, solamente pídanle fuerza a Dios y reciban el consejo de su familia.

Y si están sufriendo alguno tipo de abuso o discriminación, no se callen, sean voz para otras mujeres que están pasando por lo mismo. (I)

 

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO