Derek, uno de los niños que lograron recibir la medicina más cara del mundo, fue sepultado en Portoviejo

spot_img

NACIONAL. –  Quienes acompañaron el cortejo fúnebre de Derek Gerard Pinargote García lo hicieron con globos celestes y blancos. Blanco también era el ataúd del pequeño, que por catorce meses luchó contra la atrofia muscular espinal (AME).

Los acompañantes también vistieron camisetas con esos colores del cielo y, en el centro, el rostro de este pequeño, símbolo de lucha de los niños que en Ecuador padecen AME.

“¡No me dejes, mi hijito, déjenme enterrarme con él!”, eran parte de las palabras que gritaba Génesis García, madre de Derek, quien a los pocos minutos de ser sepultado su hijo en un cementerio privado de Portoviejo se desmayó.

Ella y su esposo estuvieron cerca de 20 minutos sobre el pequeño ataúd, recordando su corto paso por la tierra y negándose a creer que Derek los dejaba.

La pequeña caja blanca, en cuya parte baja estaba una fotografía del pequeño, descendió a las 12:30 de este martes 25 de enero.

A los pocos minutos de esa acción, decenas de personas que acompañaron el sepelio dejaron volar los globos.

Los padres del niño no han querido pronunciarse públicamente tras una denuncia realizada por redes sociales en la que indicaban que la muerte de Derek se habría producido por una presunta negligencia médica.

Un familiar cercano a los padres señaló que ese anuncio de denuncia por esa presunta negligencia contra una clínica de Quito, donde recibió atención Derek, lo realizarán en las próximas horas. (I)

spot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO