El diálogo todavía es una propuesta en el aire y sin acciones concretas

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Entelequia es el concepto que mejor define al diálogo anunciado entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Es decir, es algo irreal, pero que no ha dejado de nombrarse. Hasta hoy, ni las universidades ni la Conferencia Episcopal han sido convocadas formalmente.   

El presidente Guillermo Lasso decretó estado de excepción en Pichincha, Imbabura y Cotopaxi debido a lo que considera una grave conmoción interna. En su alocución del pasado viernes, dijo que convocó al diálogo y recibió más violencia. Horas antes de esa intervención, tanto el presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Luis Cabrera, como Galo Naranjo, presidente de la Asamblea del Sistema de Educación Superior (Asesec), confirmaron a diario EL COMERCIO que ninguno de los lados en conflicto los había contactado. 

Después del Decreto 455 en el que se establecieron los términos del estado de excepción, el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, reiteró que las movilizaciones se mantienen. Además, dijo que se trasladarán a Quito. Es decir, lejos de encontrar una salida, la situación parece complicarse más. 

En octubre de 2019, el expresidente Lenín Moreno tuvo que sentarse a dialogar con la Conaie después de 11 días de violentas protestas. El decreto que elevó el precio de los combustibles fue derogado.  

Un tema clave fue que, tras la apertura para sentarse en la mesa, la Organización de las Naciones Unidas tomó las riendas y convocó a ambas partes. Lo hizo con ayuda de la Iglesia. Es decir, hubo un tercero que asumió la organización. 

Los obstáculos del diálogo 

La politóloga y docente del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) Sofía Cordero dice que el diálogo es un medio no un fin. Por eso, el Gobierno debe estar claro en lo que ofrecerá porque es el único que tiene la capacidad de concretar acciones y también maneja el aparato de seguridad.

Otro obstáculo es la posición de la Conaie respecto a exigir soluciones a sus 10 pedidos y descartar el diálogo. Sobre esto, Cordero indica que en una manifestación siempre se exigirá el máximo de peticiones. Esto porque se trata de ejercer presión. Pero de ese pliego se puede acordar el cumplimiento de determinado número de planteamientos. 

Los pedidos de la Conaie son diversos. Un tema sensible es el precio de los combustibles. El viernes, Lasso dijo que ya ha cumplido con el pedido al no subir el costo del diésel, gasolina extra y gas. Fuente: El Comercio. 

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO