El volcán Sangay reporta explosiones, ceniza y lava

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador emitió el 21 de mayo de 2019 un parte sobre el nuevo pulso eruptivo del volcán Sangay. La entidad reporta explosiones, emisiones de ceniza y flujos de lava en uno de sus flancos.

Situado en Morona Santiago (suroeste), el Sangay, de 5.230 m sobre el nivel del mar, empezó una nueva fase eruptiva el 7 de mayo de 2019. Se prevé que esa actividad se mantenga durante semanas o meses, según un informe especial del IG.

El estudio señala que la actividad del Sangay se sitúa en 2 centros eruptivos, el llamado Cráter Central y el Domo uñurcu, en el flanco suroriental de la cima. La actividad del Cráter Central se ha caracterizado por explosiones que producen nubes de ceniza de hasta 1 km sobre la cumbre, y la salida de rocas incandescentes que ruedan por los flancos hasta unos 2,5 km pendiente abajo.

De momento, no se ha reportado la caída de ceniza en centros poblados cercanos a la montaña. Sobre la actividad del Domo uñurcu, el IG precisó que esta se caracteriza por ser efusiva, con un flujo de lava de 470 m de largo que baja por el flanco suroeste y que, a veces, produce pequeños flujos piroclásticos o avalanchas de gas, ceniza y rocas ardientes.

«Esta actividad es típica de las fases eruptivas del Sangay en los últimos años» y se espera que el actual pulso dure varias semanas o meses», señaló el IG. «No se puede hacer un pronóstico más completo por falta de datos geofísicos y no se puede descartar un aumento de la actividad en el futuro», agregó.

Este «estrato volcán» es el último en el sur del Ecuador con una actividad permanente desde 1628. El Sangay junto al Reventador, así como otros en las islas Galápagos, se encuentra entre los más activos del país. (Medios digitales)

- Advertisment -

LO ÚLTIMO