Fausto Javier Macías: ‘Se puede ayudar desde diferentes trincheras’

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Fausto Javier Macías nació en Portoviejo, pero es quevedeño de corazón. Sus abuelos migraron desde Manabí hasta Los Ríos producto de la sequía en aquella época.

Los estudios primarios y secundarios los realizó en la Unidad Educativa América y para la universidad tuvo que trasladarse a Manabí, la provincia de sus orígenes. Allí se enfocó en la carrera de ingeniería eléctrica en potencia y a raíz de su graduación, regresó a Los Ríos para hacer patria en la ciudad que lo vio crecer: Quehttps://www.aldia.com.ec/fausto-javier-ma…entes-trincheras/vedo.

Desde joven fue un hombre trabajador que ha salido adelante a través de su trabajo, esfuerzo y sacrificio. Cuando recién empezó en su carrera profesional, creó una fábrica de postes los cuales se utilizan para soportar redes eléctricas y telefónicas, la primera y única en la provincia, y logra vender a mercados locales e internacionales. También tuvo la oportunidad de ser gerente de la Empresa Eléctrica (CNEL) de Los Ríos y esto se convirtió en una plataforma para ayudar a mucha gente.

¿Qué pudo realizar durante su gestión?

Como servidor público revisaba el inventario de materiales eléctricos a nivel de la Corporación de electricidad y a través de autogestión solicitaba los materiales electricos para solventar los requerimientos sobre alumbrado público en sectores vulnerables de toda la provincia. Uno de los proyectos de autogestión que más recuerdo es en La Ventura (Babahoyo), mejoramos la calidad de energía de casi 18 mil personas, un trabajo que lo hicimos en 15 días con el personal técnico de Cnel Milagro, Guayas y Los Ríos, con 280 postes que le pedimos a Cnel Sucumbíos, las luminarias Cnel Manabí y a Cnel Milagro 15 mil metros de cables preensamblado. Nuestra unidad de negocio era muy pequeña a comparación de otras unidades de la corporación Cnel, por eso, a través de autogestión pedíamos a los que tenían almacenados en otras bodegas. Me dio mucho gusto a ayudar a mucha gente… a cientos de miles.

Usted también se dedica a la agricultura ¿qué hay que hacer para mejorar la productividad?

Los precios de los productos que se dan en nuestra zona como cacao, palma… los ponen los mercados internacionales, por lo que es necesario poner en funcionamiento la Ley de Emprendimiento, la misma que fue aprobada por la actual Asamblea Nacional. Además, se debe dialogar con asociaciones y agricultores de la provincia para darle valor agregado a los productos que se dan en la zona.

¿Cómo darles valor agregado a los productos?

Fomentar la agroindustria al 100%, yo conozco fábricas en Quito que de aquí (Los Ríos) llevan la soya y allá la industrializan, entonces, ¿por qué no hacerlo acá? Para eso hay que capacitar a los productores, la gente tiene que enterarse de lo que está ocurriendo, hay leyes que están aprobadas, pero no se las conoce. Hay una herramienta y no la utilizamos, seguimos cogiendo el cacao, secándolo… seguimos pensando que la baba del cacao tiene que ir al suelo y ser abono, cuando se la puede utilizar para hacer mermelada, jugos y, con la cáscara, harina… Darle valor agregado a un producto es espectacular.

En lo personal, ¿cuáles son sus fortalezas y debilidades?

Mi fortaleza mi familia y mi debilidad mi familia.

¿Cuáles son los mejores recuerdos que tiene de su infancia?

Practicar en una cancha diez y doce deportes, íbamos a jugar indor, vóley, bolicha, trompo, a veces hasta boxeo, y también ir al río.

¿Cuáles considera que han sido sus mayores éxitos?

Tener una hermosa familia y las metas que me propuse, haberlas cristalizado.

¿Cómo se proyecta en un futuro?

El mismo Javier Macías de siempre, un esposo, padre ejemplar y hogareño. De su experiencia profesional, ¿cuál es la que más destaca? Cada proyecto eléctrico realizado tiene una historia distinta, pero hay una en particular que la llevo grabada en la mente, y es cuando el usuario acciona el interruptor y llega la luz.

Redacción: Erika Hernández

 

- Advertisment -

LO ÚLTIMO