Slide Slide

Slide Slide
jueves, 18 abril, 2024

Joven brasilero llegó a Babahoyo a ver a su novia, se conocieron por internet

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
“El amor todo lo todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Este es quizá el versículo bíblico que inspiró a una joven pareja en juntarse, pese a los miles de kilómetros y fronteras que los separaban. En los planes de #Dios estaba reunirlos, pese a todos los pronósticos.
Los protagonistas de esta historia romántica, como sacada del libreto de una película, son Italo Martíns, originario de #Brasil y, Joselyn Contreras, oriunda de Barreiro, una parroquia urbana perteneciente al cantón Babahoyo, provincia de Los Ríos (Ecuador).
Según cita el medio Perspectiva Ec, Todo empezó cuando el tímido Italo decidió ingresar a una Aplicación en internet para conocer personas. Al ingresar, vio la foto de Joselyn y, de inmediato supo que ella sería su #chica. El flechazo fue tan profundo que, su primera impresión fue: “¡Qué linda es!”.
La historia
El amor a primera vista le hizo vencer su temor y le escribió, ella le respondió y así empezó todo. A medida que pasaban los días, semanas y meses, descubrían qué tenían mucho en común, incluso, hasta la misma religión: Cristianos Evangélicos. Eso los unió más y consolidó su amistad, la misma que casi medio año después se transformaría en una relación de #novios. Ítalo se lo pidió y Joselyn aceptó.
No pasaría mucho tiempo hasta que el joven de 27 años decidiría que dejaría todo en su natal Brasil y viajaría hasta Ecuador, a por su chica, la reina de su cuento. El brasileño trabajó duro vendiendo exquisitos dulces de chocolates que él mismo prepara, hasta que juntó el dinero necesario para arribar a la nación de la mitad del mundo.
Con temor a lo desconocido, pero con el corazón hinchado de amor, las manos cargadas de caricias y su boca llena de versos, llegó al aeropuerto, donde su amada lo esperaba y, así llegó el momento en que sus cuerpos se aferraron el uno al otro mediante un emotivo abrazo.
Ítalo ha resuelto quedarse en el Ecuador y se dedica a vender frutas de chocolate con crema de beijinho, junto con sus cuñados, mientas que su novia da clases en una entidad educativa. El joven extranjero es feliz y piensa en crecer en lo laboral y en el amor. Por ello planea montar un negocio para expender platos típicos de la gastronomía carioca. De ese modo prevé juntar el dinero necesario para sellar esta historia en altar.
- Advertisment -

LO ÚLTIMO

ÙLTIMAS NOTICIAS

ALDIA | Noticias de Los Ríos, Ecuador y el mundo