Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide New Layer Slide New Layer

Slide Slide Slide Slide Slide Slide Slide New Layer Slide New Layer
domingo, 29 enero, 2023

Slide Slide Slide Slide Slide

La fe mueve a los valencianos

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Valencia. De sus mayores han recibido la fe religiosa  que les permite creer en ser un ser superior que bendicen las buenas obras y juzga los actos negativos. Un buen porcentaje de valencianos practican la religión católica, pero respetan las creencias ajenas. 

Las oportunidades más propicias constituyen la fiesta del 4 de octubre, día de su patrono San Francisco de Asís. Su celebración es una motivación general, todos de una u otra manera se preparan para ella.

Organizar la fiesta resulta un tanto fácil pues para ello el sacerdote con el debido tiempo publica la nómina de los priostes de las comisiones y cada integrante trata de cumplir con su cuota para que el priostazgo sea de lo mejor, nadie quiere quedarse atrás.

Estas son las comisiones: Banda de músicos, juegos pirotécnicos, refrigerios o del puro, pues no hay acto por sencillo o importante que sea que no requiera este acompañante, arreglo de iglesia; sienten las priostes la obligación porque cada año sea mejor. 

La comisión taurina con los toros de los Salasacas que con los dueños son mansos corderos, pero luego de que reciben la consigna en la oreja, resulta una suerte no salir del ruedo con algún recuerdo de medicina. 

Finalmente llega la noche del 3 de Octubre, donde se pueden observar globos multicolores que surcan el espacio con la imagen prodigiosa de San Francisco, vacas locas, que asustan y también alegran a los niños. Y como si esto fuera poco la quema del Castillo con luces multicolores y truenos, donde además viene el baile y la rica chicha de jora.

 

 

Creación de la Iglesia 

 Una vez definida la vida parroquial se creó un Comité Pro – Capilla integrado por la mayoría de moradores que en ese entonces integraban la naciente parroquia, presididos por el Señor Miguel Ángel Cobo Guerrero. Su entusiasmo no fue suficiente para terminar la obra, pero era importante empezar.

 Los Padres americanos residentes en Quevedo se preocuparon por continuar con la obra y solicitaron apoyo a la Cotopaxi  Exploration Company quienes generosamente prestaron su apoyo y se terminó la obra, una capilla construida con materiales del medio y con las manos de sus propios moradores. 

Años más tarde se inició la construcción de lo que después sería una bella iglesia de hormigón, gracias a la decidida colaboración y gestión de la Dra, June Guzmán Serrano,  Padre Miguel Urrestia Estiliro, Luis Felipe Díaz.

Esta grandiosa obra, monumento a la fe del pueblo valenciano contó con la dirección y control del recordado Padre Luis Aburto.

Además, en Valencia recuerdan con alegría a todos los sacerdotes Vascos que llegaron y que de una u otra manera siempre fueron baluartes para hacer de Valencia un pueblo generoso y unido por las nobles causas de la comunidad.

 

spot_img
- Advertisment -

LO ÚLTIMO