Limpiar y adornar las tumbas es una tradición que todavía permanece

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

QUEVEDO. A pocos días de los fieles difuntos, ya se observa en los cementerios la visita de los familiares que llegan con el objetivo de dar una mejor imagen a las tumbas.

Ayer en el cementerio municipal se vieron varias familias limpiando, pintando y arreglando las bóvedas donde descansan sus seres queridos. 

Este fue el caso de Nicolás Zamora, quien se encontraba en el lugar limpiando y pintando la tumba de su hija quien falleció hace cinco meses y su suegra hace algunos años. Contó que siempre viene al cementerio, pero el 2 de noviembre es diferente porque visita toda la familia con ramos, rosas y velas.

“Para que esté bien ‘arregladito’ y digan que por lo menos se acuerdan de ellos. Mi hija fue la ama de la casa y la extrañamos mucho”, dijo el ciudadano.

Otras familias que no pueden hacer presencia para arreglar la tumba de su familiar pagan a una particular para que dé un retoque de pintura al sepulcro. Andrés es uno de los trabajadores, “nosotros cobramos pintado y haciendo letras unos 10 a 15 dólares, depende de cómo los clientes tengan dinero porque usted sabe que ahora estamos en crisis”, dijo. 

Este 2 de noviembre se ha considerado una fecha muy tradicional, donde familiares se reúnen en los cementerios para recordar a sus seres amados. Muchos llegan con guitarras a cantarles una música, flores y velas. La ciudadanía también aprovechó para pedir seguridad. (EHL)

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO