Militar peruano que asesinó a joven ecuatoriano salió en libertad

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

El asesinato de su único hijo la dejó en cama. Ya no trabaja ni tampoco ríe. La tristeza ha empeorado su cuadro de diabetes. Y hace unos meses abandonó su casa, porque los recuerdos de su primogénito no la dejaban dormir. Glenda Correa vive en Huaquillas, una localidad de El Oro asentada en la frontera con Perú.

La mujer permanece en la casa de su hermana. Ella la acogió tras la muerte de su hijo Renzo Aguilar. Para toda la familia ha sido un proceso duro de llevar y más aún cuando se enteraron que el militar que lo asesinó salió en libertad.

La noticia recorrió las calles de Huaquillas hace seis días. Lo mismo ocurrió en Aguas Verdes y Tumbes, ciudades del lado peruano. Los periódicos locales titularon el acontecimiento con letras grandes y rojas. “Juez abre las rejas del penal a militar que mató a ecuatoriano en el filo del canal internacional”, se leía en uno de los diarios.

Glenda guardó esa publicación como prueba de que nadie les ayudó en el proceso. Para la mujer, de bajos recursos económicos, recordar el horror que vivió el 25 de mayo de 2021 es duro.

Ese día eran las 18:30 cuando Renzo, de 20 años, se topó con su asesino. El joven había cruzado al Perú a dejar unas frutas en Aguas Verdes. Ese era el negocio que tenía con su madre. Vendían naranja, mandarina, piña y plátano. Tras cobrar del pedido regresaba a Ecuador por una hacienda que estaba en plena línea fronteriza. Allí estaban 10 ecuatorianos más y otros peruanos que también querían cruzar a Ecuador.

Las circunstancias
Los testigos dicen que Renzo se acercó al militar para pedirle que lo dejara pasar y este se negó. De inmediato rastrilló su fusil y disparó al menos cuatro veces. Dos de los proyectiles impactaron en las piernas del joven.

“Asesino, asesino, lo mataste”, fueron los gritos que se escucharon. Glenda, que vivía a pocos metros, se asustó y corrió para ver qué había sucedido. “Jamás me imaginé que era mi hijo. La gente me gritaba: ‘Glendita, mataron a Renzo”, cuenta.

Ella llegó al sitio y trasladó a su hijo hasta el centro de salud de Huaquillas. De esa casa de salud lo llevaron a Machala y al siguiente día Renzo falleció por un paro cardiaco fulminante.

El militar que disparó fue detenido horas después por la Policía de Perú. La gente comenta que tras disparar empezó apuntar a todos con el fusil para que no lo detuvieran. Incluso, uno de sus superiores le había pedido que huyera del lugar y salió corriendo.

Tras sepultar a Renzo en el cementerio de la vía Gualtaco, su madre se enteró que el militar estaba detenido en un penal de Tumbes. Allí permaneció hasta el pasado 6 de junio cuando fue liberado.

Glenda cuenta que el Consulado de Ecuador en Tumbes la estaba ayudando. “La Cónsul me asignó una abogada, pero no han hecho nada para evitar que salga en libertad el culpable”, dice.

La Cónsul a la que se refiere Glenda es Edith Pino. La funcionaria dejó ese cargo el pasado 31 de mayo. Joffre Balseca, encargado de los servicios consulares, niega que se haya pagado o asignado un abogado a la familia de Renzo. Él aclara que dieron “un seguimiento” al caso y que asistieron a la audiencia como “observadores”, pues no pueden ser actores en el proceso.

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO