Slide Slide

Slide Slide
viernes, 19 julio, 2024

Padre e hijo que no abordaron el Titán cuentan su historia

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Un padre y su hijo renunciaron a sus asientos en el submarino Titán por preocupaciones de seguridad solo unas semanas antes de su catastrófica implosión le dijeron a CNN.

El inversionista Jay Bloom y su hijo Sean dijeron que ambos estaban preocupados por el sumergible y su capacidad para viajar a las profundidades del océano antes del viaje planeado.

Sus asientos finalmente fueron para Shahzada y Suleman Dawood, el padre y el hijo que estaban a bordo cuando el barco implosionó y estaban entre los cinco pasajeros que perecieron.

“Vi muchas banderas rojas. Solo estaba destinado a cinco personas. Simplemente no pensé que pudiera sobrevivir sumergiéndose tan bajo en el océano”, dijo Sean, de 20 años, a Erin Burnett de CNN este viernes por la noche.

 

Recordó haber visto un video de Stockton Rush, director ejecutivo de OceanGate, la compañía que ofrece la expedición en aguas profundas, caminando por el sumergible y sus características.

“Al final, terminé advirtiéndole a mi papá al respecto, y él terminó de acuerdo conmigo”, dijo.

Titán era un sumergible que ofrecía a los pasajeros adinerados la oportunidad de ver los restos del Titanic, que se encuentra a 4.000 metros bajo el nivel del mar.

Sufrió una implosión catastrófica bajo las enormes presiones de las profundidades del mar, matando instantáneamente a los cinco pasajeros.

Los otros tres a bordo eran Rush, el empresario británico Hamish Harding y el buzo francés Paul-Henri Nargeolet.

‘Apetito de riesgo diferente’

Jay Bloom describió la experiencia de saber qué le sucedió al Titán como “muy surrealista”.

“Lo más inquietante es cuando miras las noticias, salta en mi computadora portátil y las redes sociales, la televisión, estaba en todas partes”, dijo.

Compartió intercambios de mensajes de texto con Rush donde le ofrecieron los lugares en el barco para la expedición de mayo.

Dijo que Rush voló a Las Vegas en marzo para intentar que comprara los boletos.

Jay recordó que el CEO voló en un avión experimental de dos plazas que construyó, lo que profundizó sus reservas.

“Empecé a pensar en ello. Viene en un avión experimental de dos plazas para convencerme de que vaya en un submarino experimental de cinco plazas que ha construido hasta el fondo del océano para ver el Titanic”, dijo Jay.

“Él tiene un apetito por el riesgo diferente al mío”, dijo. “Soy piloto. Tengo mi licencia de piloto de helicóptero. No me subiría a un avión experimental”.

Tanto Jay como Sean dijeron que Rush había descartado preguntas o inquietudes que habían planteado con el sumergible durante el proceso.

Las autoridades involucradas continúan recorriendo el fondo del océano en busca de escombros con la esperanza de que cualquier descubrimiento pueda ayudarlos a comprender mejor el incidente fatal.

Este viernes, las autoridades de Canadá y Estados Unidos anunciaron que lanzarían investigaciones sobre la implosión.

Sin embargo, no está claro si las investigaciones realizadas por la Junta de Seguridad en el Transporte de Canadá y la Guardia Costera de EE.UU. serían uno o dos exámenes simultáneos separados.

Jay dijo que la decisión de no ir todavía lo persigue.

“Todo lo que pude ver cuando vi padre e hijo era que éramos mi hijo y yo, pudimos haber sido nosotros”, dijo Jay.

- Advertisment -

LO ÚLTIMO

ÙLTIMAS NOTICIAS

ALDIA | Noticias de Los Ríos, Ecuador y el mundo