Rusia impuso una semana de cuarentena para frenar repunte de pandemia Covid-19

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Moscú impuso una cuarentena de cuatro meses para los mayores de 60 años no vacunados y el Gobierno nacional propuso una semana no laborable para tratar de frenar el repunte de la pandemia del Covid-19. 

Las medidas fueron anunciadas este 19 de octubre, cuando el país alcanzó un nuevo récord de más de 1.000 muertes en una sola jornada.

El lento proceso de vacunación y la renuencia del Gobierno de Vladimir Putin a imponer un cierre nacional por el Covid-19 producen un nuevo repunte de la pandemia en Rusia.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, ordenó un aislamiento durante cuatro meses para las personas mayores de 60 años que no estén vacunadas y los ciudadanos que padezcan enfermedades crónicas. La medida entrará en vigor desde el 25 de octubre y se extenderá hasta el 25 de febrero de 2022.

Alarmante

«Lo más alarmante es la situación con la infección por Covid-19 entre la generación mayor», aseguró Sobianin y agregó que los mayores de 60 representan el 60% de los pacientes con el virus, cerca del 80% de quienes requieren respiradores artificiales y el 86% de las muertes.

Además, las autoridades de la capital rusa llamaron de nuevo al teletrabajo. Ordenaron a las empresas establecer esta modalidad para al menos el 30% de los trabajadores no inmunizados y aquellos que no hayan contraído el virus.

Se trata de las primeras restricciones en la ciudad desde el verano, en medio de una nueva ola de contagios impulsada por la variante Delta.

Semana no laborable

Por su parte, el Gobierno nacional propuso declarar una semana no laborable en todo el país, desde el 30 de octubre y hasta el 7 de noviembre, para contrarrestar la propagación del nuevo coronavirus.

Sin embargo, la jefa sanitaria, Anna Popova, aseguró que las medidas adoptadas actualmente “son insuficientes” debido al incremento considerable de contagios.

«El desarrollo de la situación epidémica exige un mayor número de medidas y una reacción mucho más rápida», urgió.

Bajas tasas de vacunación 

Este panorama se registra en medio de las bajas tasas de inmunización en Rusia, creadora de la vacuna Sputnik V y exportada a varias naciones de Latinoamérica.

Pero a pesar de la alta disponibilidad de antídotos en este territorio, el país enfrenta un alto escepticismo, que ahora muestra las consecuencias.

Las autoridades rusas incluso han intentado acelerar el ritmo de la inoculación con loterías, bonificaciones y otros incentivos. Sin embargo, la desconfianza generalizada sobre los fármacos ha obstaculizado los esfuerzos.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO