Sahar, la bebé cuya muerte alertó sobre el hambre de los niños en Siria

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Esquelética, con las huesos marcando su piel translúcida, la pequeña Sahar, de un mes, tenía problemas para respirar. Poco después murió en un hospital de la Guta Oriental, una zona controlada por los rebeldes y asediada por el régimen sirio, donde cientos de niños sufren malnutrición.
Esta región rural situada en el este de Damasco está sitiada desde 2013 por el régimen de Bashar Al Asad, y la ayuda humanitaria llega con cuentagotas.
Es una de las cuatro “zonas de distensión” instauradas en mayo por los aliados de los beligerantes en Siria, con el objetivo de llegar a una tregua y poner fin a esta atroz guerra que asola el país.




Pero con la falta de víveres, cientos de niños sufren malnutrición aguda, según un responsable de sanidad.
El sábado, los padres de la pequeña Sahar Dofdaa llevaron a su hija de 34 días a un hospital de Hamouria, una localidad de la Guta, según una imágenes grabadas por un colaborador de la AFP.
Con la piel pegada a los huesos y sus ojos abiertos de par en par, Sahar fue colocada sobre una balanza. Solo pesaba 1,9 kg.
Sahar, con un pañal demasiado grande para ella del que salían dos piernas esqueléticas, sufría, como cientos de niños en la Guta, de malnutrición aguda grave. Entre sollozos, su madre, también con carencias alimentarias, no podía darle el pecho, según una fuente médica.
Sahar murió el domingo por la mañana.

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO