Tres años es la pena máxima por violar la intimidad

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Las acciones de Julian Assange en lo relacionado a la violación de la intimidad del presidente de la República, Lenín Moreno, sí afectan la seguridad nacional. Así lo considera el experto en esta materia, Santiago Orbe. Según él, la presencia del australiano en la embajada de Ecuador, en Londres, no es un “hecho preponderante o beneficioso”.

A criterio del investigador, la actuación de Assange, mediante WikiLeaks, afecta los intereses del Gobierno, el Presidente y los ecuatorianos. Por ello, dice, su condición de asilo debe revisarse.

El jueves pasado, el canciller José Valencia señaló que se actuará en “derecho” sobre la situación del asilado. Esta semana, mediante las redes sociales, WikiLeaks difundió una serie de imágenes y videos privados del presidente Lenín Moreno y su núcleo familiar.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona la violación de la intimidad hasta con tres años de privación de la libertad. También hay otras infracciones, que estipula el COIP, como la revelación del secreto (hasta un año de prisión) y difusión de información de circulación restringida (hasta tres años).

Según el abogado Ramiro Martínez, las penas por los delitos de violación a la intimidad pueden sumarse cuando se establezca el cometimiento de múltiples delitos en un mismo caso.

El jurista explicó que en el caso de la divulgación de la información privada del presidente Moreno puede existir un daño moral. Recalcó que la Fiscalía es el organismo que establece el delito que se investiga.

Mario Pazmiño, exidrector de Inteligencia, considera que la publicación de la información privada del Jefe de Estado revela las ineficiencias del sistema de seguridad. Contó que hay equipos de interceptación de teléfonos móviles y computadoras, administrados por Ronny Vallejo, exsecretario de Inteligencia, y su equipo, “que se perdieron y no aparecen”.

Alertó que funcionarios de la administración de Correa buscan regresar a trabajar en Inteligencia en el país. Ecuador gastó hasta 2018, $ 1 millón al año para mantener el asilo del australiano en la embajada de Ecuador, en Londres.

Se construyó un dormitorio propio, baño, ducha, oficina y hasta una sala de reuniones en 70 metros, de los 175 metros totales, de esa sede diplomática. Assange recibió asilo el 19 de julio de 2012 en el gobierno de Rafael Correa, al ser catalogado como perseguido del Gobierno de EE.UU. El Telégrafo

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO