Tricicleros no quieren recorrer las parroquias porque no hay garantías

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Oswaldo Rodríguez es comerciante informal, vende todo tipo de artículos dependiendo de la temporada, hoy comercializa mascarillas a través de un triciclo y dice que varias veces ha recibido un llamado de atención para que recorra las parroquias.

Sin embargo, el problema para Rodríguez es que el recorrido no le garantiza que las ventas sean buenas, ni tampoco su seguridad.

“Nos están persiguiendo a todos los trabajadores informales. Cómo le vamos a dar de comer a nuestros hijos. Ahora hay otro comisario (…) hay municipales que nos quieren embargar, yo no estudié el colegio, con esto saco adelante a mi familia. Para ir a robar, prefiero esto”, comentó.

De su lado, Estefanía Varela recorre junto a su esposo las calles principales de Quevedo vendiendo productos de primera necesidad. Se encuentra con el pedido de ir las parroquias todos los días y su respuesta es la misma: “No hay control, no hay garantías”.

La delincuencia es la mayor preocupación y que no se consiga vender los productos. “De lo poco que uno vende se lo llevan los dueños de lo ajeno, a nosotros nos han robado. Cuando el Alcalde era candidato dijo que nos iba a dejar trabajar y ahora no cumplió nada”, comentó.

- Advertisment -

LO ÚLTIMO