‘Yo de Mocache no me voy’: Inés María Suárez, luchadora y emprendedora mocacheña

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Escribir acerca de Inés María Suárez Requena es escribir sobre una heroína. Hija mocacheña, de padres trabajadores, desde pequeña fue muy energética y demostró liderazgo. En su juventud se trasladó a Guayaquil para estudiar la carrera de economía y regresó a su ciudad natal porque se enamoró de Mario Sinchiguano, su ahora esposo y abogado.

Inés y su visión de emprendedora la llevaron a fundar una ferretería con el apoyo de sus suegros y su esposo. Con su lucha, perseverancia y tenacidad logró sacar adelante el negocio, ser independiente financieramente y sobre todo dejar una herencia a sus hijos.

La gasolinera

Pese a las vicisitudes, Inés jamás se dio por vencida y siguió demostrando que las mujeres también pueden estar al frente de un negocio. A través de su experiencia en una gasolinera en Guayaquil, tomó la decisión de fundar una estación de servicio en el cantón Mocache y así ayudar a generar empleo en su pueblo.

Pero eso sólo era el comienzo. Inés siguió emprendiendo, abrió una línea de casas comerciales de maíz y cacao con miras a la exportación. Sus dos grandes tesoros: sus hijos, tomaron las riendas. 

Decidida

Sin duda, Inés es una mujer que no deja para mañana lo que puede emprender hoy. Nuevamente incursionó con un grupo de amigos en la creación de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Mocache, la cual ya tiene 15 años y sigue creciendo a pasos agigantados. Ahora cuenta con créditos del Estado debido a la confianza de sus clientes y sus socios.

Se creó también la piscícola Inés María, como un hobbie de su hijo, pero visualizó un potencial en esta área, “así que decidí arreglar una finca, donde se empezó con 2 piscinas y actualmente tenemos 18 piscinas en total actividad, contamos también con un laboratorio especializado en la incubación de alevín de tilapia roja y bocachico”, dijo.

Y, por si fuera poco, ahora último ha emprendido su propia marca de chocolate: María Inés, un chocolate artesanal con la intención de expandirse y venderla al mercado internacional. Dice que Mocache es su fuente, es su vida, donde ha crecido y se ha realizado como mujer.

“Como siempre les digo a mis hijos, he tenido oportunidades de poner negocios en Guayaquil, pero no he querido, yo de Mocache no me voy”.

Venció el cáncer

Inés no sólo ha demostrado que es una mujer líder en los negocios, también que es una guerrera puesto que le ganó la batalla al cáncer de ovarios.

En la pandemia, a raíz de una operación los médicos le detectaron cáncer, pasó por seis quimioterapias, se le cayó el cabello, se debilitó, pero nada, nada, le quitó las fuerzas para luchar. Cuenta que su familia fue un pilar fundamental para sobrevivir a la terrible enfermedad.

Entrevista.

Ahora mira la vida de una perspectiva diferente, ama con más fuerza y agradece a Dios con más energía. Es un ejemplo de lucha y su historia motivadora inspira a mujeres de Mocache.

Aconseja a las mujeres a realizarse exámenes periódicos para evitar cualquier enfermedad y no darse por vencidas en cualquier área de su vida. A través de sus empresas también ha efectuado ayudas de diferentes formas. (I) 

Redacción: Erika Hernández

 

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO