Slide Slide

Slide Slide
jueves, 23 mayo, 2024

Campana y Dixon, pilares del Inter de Miami

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Giro estimulante, continuista, de esplendor. El verano ha dejado en el Inter de Miami el cambio de rumbo que el equipo venía pidiendo a gritos para salir a flote del fondo de la tabla clasificatoria.

La llegada del Tata Martino al banquillo rosa a mediados del mes de julio trajo consigo el aire de renovación, los ajustes ganadores y un puñado de fichajes que están ocupándose de sacarle brillo al juego colectivo.

Primero debutaron con victoria Messi y Busquets contra el Cruz Azul en el arranque de la Leagues Cup, y un par de semanas más tarde Jordi Alba hizo lo propio frente al Orlando City en la misma competición.

Desde entonces, la escuadra de Beckham está siendo el favorito en las casas de apuestas, y es que no ha perdido un sólo partido en liga, ha dejado de ser colista, ha conquistado la copa y se ha metido en la final de la US Open.

A nueve jornadas de que concluya el torneo regular, la progresión parece haber echado raíces en Florida. El club ha pasado de vivir en la tibieza futbolística a convertirse en un oponente temible, de esos que se llevan el duelo psicológico antes de que suene el pitido inicial.

Aunque resulta innegable que el grupo de exazulgranas concentra la mayor parte de la responsabilidad en todo este asunto, también es de justicia reseñar el papel de rescate que vienen firmando Leonardo Campana y Dixon Arroyo en la delantera y en la sala de máquinas respectivamente.

Los ecuatorianos han conseguido labrarse una firme trayectoria a base de buen juego, regularidad y numerosas titularidades, hasta el punto de ser el complemento idóneo para la magia de Leo Messi.

Campana cumple este curso su segunda temporada en el Drive Pink Stadium, y lo hace después de haber compartido el plano atacante durante un fructífero año con Gonzalo Higuaín.

Ambos se ocuparon de llevar al Inter por primera vez en su historia a los playoffs de la Major League Soccer, casi siempre repartiendo una calibrada definición de cara a portería en cada una de sus intervenciones.

El punta guayaquileño marcó once goles en los veintiséis encuentros que llegó a disputar, un registro que le ha servido para coronarse como el segundo máximo goleador del club, y también para ampliar su contrato en Miami hasta 2024. La etapa junto al pipita, qué duda cabe, fue determinante para su aprendizaje.

Con estos antecedentes, el nueve del Inter ha tratado de mantener el nivel en la presente campaña, aunque una lesión muscular en la pierna izquierda lo alejó de los terrenos de juego hasta el pasado mes de abril.

Pese a todo, los números siguen siendo positivos para el ecuatoriano, que en esta edición ya suma siete tantos en las veintinueve fechas que ha jugado (catorce de ellas como titular) entre todas las competiciones. La velocidad, el pase preciso y el olfato para el remate le están valiendo para consolidar co

n el astro argentino una sociedad especialmente productiva. A día de hoy, pocos aficionados entienden que se haya quedado fuera de la última convocatoria de la Tricolor.

 

El que tampoco está pasando desapercibido es su compatriota, Dixon Arroyo, que desde que viste la camiseta rosa ha logrado establecerse en el centro del campo como una pieza habitual, indispensable.

Procedente de Emelec, el volante debutó con el conjunto norteamericano al empezar la primavera, bajo un perfil dotado para la visión de juego, el toque y la recuperación de balones. Su regularidad con Las Garzas está fuera de toda duda, teniendo en cuenta que ha salido de inicio en veinticinco de los veintisiete choques en los que ha intervenido.

Un gol, una asistencia y un 87% de acierto en los pases completan sus estadísticas.

Arroyo ha sabido adaptarse como nadie a las exigencias tácticas y de rendimiento del Tata Martino, que recientemente declaró su sorpresa ante la capacidad que el jugador viene mostrando en este aspecto.

El pivote está entendiéndose de maravilla con Sergio Busquets en labores de contención y a la hora de generar juego de ataque; tampoco defrauda su aporte por el carril izquierdo con respecto a las internadas ofensivas de Jordi Alba, a quien tiende a relevar en su posición siempre que es necesario.

El protagonismo del ecuatoriano ya tiene sus frutos constatables a nivel individual: fue el mejor pasador de la Leagues Cup en este 2023. Para ponerle el broche de oro a su recorrido sólo falta que Félix Sánchez vuelva a confiar en él para las eliminatorias sudamericanas.

Aunque la gesta parece difícil, Campana y Arroyo volverán a competir en lo que resta de temporada para meter a su equipo en los playoffs de la MLS, teniendo además en mente la final de la US Open Cup que jugarán el veintiocho de septiembre contra el Houston Dynamo.

- Advertisment -

LO ÚLTIMO

ÙLTIMAS NOTICIAS

ALDIA | Noticias de Los Ríos, Ecuador y el mundo