Crónica de una muerte anunciada

Gabriel García Márquez, el ilustre escritor colombiano, narra una estremecedora historia en Crónica de una muerte anunciada. Todo el pueblo sabe que van a matar a Santiago Nasar porque ha sido acusado de deshonrar a Angélica Vicario. Solo él y su madre ignoran el plan de los hermanos Vicario para acabar con su vida. Parece que nada lo va a librar de la muerte. Santiago ni se imagina que los indignados familiares llevarán a cabo semejante acción. Más bien, el día fatídico se levanta como cualquier otro, dispuesto a cumplir sus deberes cotidianos, pero seguido por las miradas desconfiadas de la gente, que sí sabe sobre su triste futuro. El crimen se comete a pesar de que muchos conocen los planes de los agresores.

¿Es culpable Santiago Nasar de la acusación de Angélica Vicario? No vive para defenderse. El crimen deja una profunda cicatriz en los habitantes del pueblo, quienes hablan del homicidio durante mucho tiempo.

¿Es posible que haya circunstancias que resultan obvias para los demás, pero que son imperceptibles para los afectados? Sin duda. Hay historias cuyo final es muy evidente, salvo para sus propios protagonistas. ¿Qué va a pasar si ingieres drogas, te lías con delincuentes, llevas una vida promiscua y dejas de estudiar? El resultado es más que obvio. Te esperan problemas, que pueden ir desde la prisión hasta enfermedades que te cuesten la vida. ¿Por qué resulta tan difícil darse cuenta de las cosas evidentes? Tal vez, por nuestra propia forma de organizar la vida, por nuestra ideología, prejuicios o temores.

Uno de los grandes peligros de estar encaprichado con una persona es que te ciega ante realidades que resultan obvias a quienes te rodean. Por eso es importante escuchar a los demás para percibir peligros y situaciones que los otros pueden observar y que a nosotros nos parecen ocultas. Y si alguien te dice que él o ella no te convienen o podría meterte en problemas, ¿no crees que vale la pena escuchar con calma? Personalmente, he conocido historias que eran la crónica de un desastre amoroso anunciado, pero los chicos o las chicas se aferraron con uñas y dientes solo para ganarse heridas cuyas cicatrices tardarían en cerrar. Lo cierto es que las acciones del pasado reclamarán un día nuestra atención, y cuanto más graves hayan sido, peores serán las consecuencias.

Pide al Señor que tu relación amorosa no sea la crónica de un fracaso anunciado. Presta oído a tus seres queridos y a la gente con experiencia. Es posible que ellos sí perciban lo que tú no ves.

“Como el ave que vuela presurosa hacia la red, sin saber que eso le costará la vida” (Proverbios 7:23).

El amor

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018

¡RENUÉVATE!

Alejandro Medina Villarreal

Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

LO ÚLTIMO

Por su impacto ambiental, piden a Presidente que prohíba ley a la palma aceitera

Que vete (prohíba) una legislación sobre la explotación de palma aceitera por su impacto en el ambiente es la advertencia que le hizo la...

Obra básica en la César Carriel soluciona inundaciones en Vinces

VINCES.- La alegría que rebosaba Alex Burgos fue evidente el viernes y no era para menos, pues al cabo de 39 años de vivir...

La Prefecta del Guayas da luz verde para los estudios técnicos del nuevo puente de Colimes

Susana González asistió a la sesión por los 17 años de creación de la parroquia San Jacinto. Allí anunció la intervención en mantenimiento pétreo,...

En mercados de Babahoyo todos se unen la minga de la desinfección

Con escobas, detergente , creolina y otros desinfectantes además de mucha voluntad y entrega, fueron las herramientas necesarias para que comerciantes del mercado de...