El año pasado se evitó represar los juzgados con más 1000 causas gracias a la mediación 

spot_img

BABAHOYO. Las 10 oficinas del Centro Nacional de Mediación de la Función Judicial,  que funcionan en las Unidades Judiciales de Los Ríos, brindan atención presencial de 08h00 a 17h00. Se aplican las medidas de bioseguridad para precautelar la vida y salud de los usuarios. Así lo confirmó el Director Provincial (e) del Consejo de la Judicatura (CJ), Lenin García. 

En el 2021,  1.126 personas solucionaron sus controversias  logrando acuerdos a través de las oficinas de Mediación. La confianza en este servicio permitió a los usuarios  tener mayor agilidad y  el ahorro de tiempo y dinero en la resolución de conflictos.

Silvio Menéndez, abogado en libre ejercicio, destacó que cada vez más profesionales del Derecho acuden a esta alternativa para resolver problemas. “La vía judicial no siempre es la idónea, no solo por el desgaste que los procesos judiciales pueden producir en las personas, sino por el tiempo que suelen tardar estos en llevarse a cabo, por ello, recomiendo la Mediación”, manifestó. 

El  ciudadano tiene varias vías para acceder al servicio,  a través de la solicitud directa, acudiendo a las Unidades Judiciales; con proceso judicial en curso; por derivación judicial y por remisión fiscal, así lo explicó Lucía Pulecio, coordinadora provincial de Mediación 

La Mediación, es una vía colaborativa en la cual un tercero imparcial, llamado mediador, facilita la comunicación entre las partes para que, por sí mismas, construyan acuerdos de carácter definitivo, amparados en la ley. Los acuerdos tienen la validez de una sentencia ejecutoriada. 

Los asuntos que se pueden resolver por este procedimiento son: familia, civil, inquilinato, laboral, convivencia social y vecinal, propiedad intelectual, consumidores y usuarios, adolescentes en conflicto con la ley, penal y tránsito. 

spot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO