El peligro de vivir con un corazón vacío

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La indiferencia espiritual y la falta de consagración a Dios representan uno de los estados más peligrosos para muchos jóvenes. Jesús lo explicó de la siguiente manera: “Cuando el espíritu impuro sale del hombre, anda por lugares áridos en busca de reposo, y no lo halla. Entonces dice: ‘Volveré a mi casa, de donde salí’. Y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va y trae otros siete espíritus peores que él, y entran y allí se quedan a vivir. ¡Y el estado final de aquel hombre resulta ser peor que el primero!” (Mateo 12:43-45).
De acuerdo con las palabras de Jesús, podemos desterrar el mal de la vida, pero mientras estemos en este mundo, no podemos destruirlo. El mal siempre estará buscando ocasión de contraatacar y recuperar terreno perdido. Es cierto, podemos mantenerlo a raya, pero si nos descuidamos, puede provocar un efecto desastroso en aquellos que han sido renovados por Dios.
¿Cómo se puede llegar a esa actitud? A través de la tibieza espiritual, como dice Apocalipsis 3:15,16. Es decir, no rechazas a Dios, pero no quieres asumir compromisos con él; además, crees que no te falta nada y que no eres una mala persona, ya que “no le haces mal a nadie”. Claro, una religión de este tipo no puede satisfacer a nadie, por lo que tu corazón tiene “hambre de mundo”. En tal condición, eres una presa fácil de las tentaciones de Satanás. Por esa razón, el Señor reprende severamente a quienes asumen dicha actitud (3:17) y recomienda adquirir oro refinado en fuego (amor genuino), vestiduras blancas (la justicia de Cristo) y colirio (el Espíritu Santo) para superar la tibieza (vers. 18). De ahí que sea muy arriesgado llevar una vida espiritual vacía y no disfrutar las bendiciones del evangelio. En realidad, estamos llamados a vivir una vida de plena satisfacción espiritual.
¿Estás contento con tu experiencia espiritual? ¿O no tienes vida espiritual? ¿Te sientes feliz asistiendo a la iglesia? ¿O no asistes regularmente a la iglesia? ¿Son la lectura de la Biblia y la oración hábitos bien consolidados en tu vida? ¿Disfrutas participando en actividades misioneras o de servicio a la comunidad organizadas por tu iglesia? Si has respondido negativamente a estas preguntas, debo decirte que te encuentras en una condición sumamente vulnerable y debes buscar a Jesús y reorganizar urgentemente la forma en la que gestionas tu vida. Pero si tu respuesta ha sido positiva, ¡vas por buen camino!
Pide este día al Señor que destierre el mal de tu vida.

“El astuto ve el peligro y se pone a salvo, pero los ingenuos lo ven y no lo evitan” (Proverbios 27:12).

La actitud
DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
¡RENUÉVATE!
Alejandro Medina Villarreal
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO