Las enfermedades silenciosas

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Casi todas las personas pensamos que cuando alguien está enfermo se le nota o que toda enfermedad produce síntomas y “avisan” cuando está presente en el organismo, pero he ahí el detalle.

Existen personas que no presentan ningún síntoma o es muy poca su manifestación, hay quienes no le prestan atención a las señales, se automedican o preguntan por alguna medicina ‘eficaz’ en las farmacias y creen que simplemente no era nada.

Este tipo de personas suelen ser los mismos que, meses o años después padecen con tratamiento farmacológico de por vida, o visitan las salas de emergencia con mucha frecuencia.

Quién no ha visto a algún familiar, vecino o amigo que repentinamente enferma muy rápido sin dar tiempo a su curación, sino solamente a palear los síntomas y hacer su vida más tolerable y llevadera.

En estas enfermedades podemos citar las ya muy conocidas como: hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia renal en diálisis, cáncer entre muchas más. El problema radica en que no tenemos la cultura de la prevención, nos aqueja el estrés del trabajo, pagar deudas por la que nos enfermamos y no damos importancia a prevenir a diario los efectos dañinos.

Basta con ingerir suficiente agua, 30 minutos de ejercicio, 45 minutos de relajación total en casa, dormir las 8 horas y realizar controles periódicos con tu médico y exámenes cada año. De esa forma no se conviertan en terribles padecimientos en el futuro.

¿Sabías que todas estas enfermedades las puedes prevenir desde recién nacido?

Sí, aunque no parezca y creas que son solo producto de años de malos hábitos todo influye a la hora de prevenir. Un nacimiento prematuro puede condicionar mucho los órganos a futuro, el no dar de lactar a un neonato con leche materna, sino solo con leches formuladas aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas cuando ese bebé sea adulto. El inculcar el hábito del ejercicio, del comer saludable, todo esto se hace fácil en la adultez si tú y tus padres lo inculcan desde pequeños.

Por ejemplo, pocos esperan a que su carro se dañe para recién hacer algo, todos hacemos algo llamado “mantenimiento preventivo” o sea actúas antes de que algo malo suceda y sea más caro arreglarlo (y esto sucede en cualquier ámbito).

Esa misma cultura se debe implementar en nuestro organismo y más ahora que la información está al alcance de todos. Por ese motivo los profesionales de la salud recomiendan en primer lugar, visitar periódicamente al médico de cabecera y controlar los alimentos que se ingieren. Si abusa de los dulces, le podría traer graves consecuencias para la salud. (I)

Escrito por:  Jimmy Barros Segovia, Médico General Diplomado en Nefrología

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO