Slide

Slide
lunes, 6 febrero, 2023

Mayor del Ejército Ecuatoriano fue sentenciado a la pena máxima por violar a una joven cadete en el interior de un recinto militar

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Quito. Han pasado más de cinco años y por fin llegó la justicia para una joven cadete, quien fue brutalmente violada por un capitán del ejército. El repudiable hecho ocurrió el 26 de noviembre del 2017 en el recinto militar Paquisha, ubicado en la parroquia Amaguaña, en Quito.

Las agresiones sufridas por la víctima en sus genitales fueron tan graves que luego de 27 días del ataque sexual aún se evidenciaban las secuelas de la violación cometida por Vinicio R.. Finalmente, este 22 de diciembre, llegó la justicia para la víctima y su agresor fue sentenciado a 29 años con cuatro meses de prisión.

Según la Fiscalía, se reunieron todas las pruebas necesarias para demostrar durante el juicio que el entonces capitán del ejército, ascendido hace meses al grado de mayor, fue el responsable de este aberrante delito.

 

El testimonio anticipado de la víctima fue clave para esclarecer este caso. La afectada indicó que ella había fue cadete de la Escuela Militar y ese día se encontró con unos excompañeros y que luego de compartir en una reunión con ellos se fue a descansar en una de las habitaciones del cuartel.

Sin embargo, cuando se aprestaba a dormir vivió la peor de las pesadillas, pues a la habitación ingresó Vinicio R., la golpeó en el rostro y consumó la violación causándole severas lesiones en sus genitales. Sus lesiones fueron corroboradas en la valoración ginecológica, la cual fue expuesta ante un Tribunal de Garantías Penales de Quitumbe, Quito.

De acuerdo a la víctima, luego de haber sido violentada por R. ella adolorida y semidesnuda ingresó al lugar donde había más gente e increpó a su atacante. Algunos de estos testigos dieron su versión y permitieron determinar la culpabilidad del sujeto.

Dos uniformados militares que estaban de guardia también rindieron su versión y testificaron que habían escuchado gritos de auxilio que provenían de una habitación, pero que hicieron llamados y nadie abrió la puerta.

Como prueba documental, la Fiscal también incorporó certificaciones que confirmaron que el procesado pertenece a las filas del Ejército y documentación que reveló un arresto de tres días, fruto de la sanción que le impusieron sus superiores por haber participado de la reunión prohibida que terminó en violación dentro del recinto militar.

Con esta y otras pruebas más, los jueces impusieron a Vinicio R. la pena máxima que establece el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal. Además, se consideró la circunstancia agravante del artículo 48, numeral 2, de la misma normativa, que determina un incremento de la condena si, entre otras cosas, el delito se comete en un recinto militar.

Te puede interesar… Sujetos acribillan a Jhon Palma en Quevedo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO

ÙLTIMAS NOTICIAS