El Juzgado de lo Penal número 7 de Valencia confirmó que el 3 de septiembre comenzará el juicio contra los 42 acusados (37 de ellos fútbolistas) de haber arreglado el partido de la Primera División de España entre Zaragoza y Levante, que se disputó en mayo de 2011. Entre los enjuiciados están los ecuatorianos Felipe Caicedo y Jefferson Montero.

Además de los ecuatorianos, otros jugadores de renombre están marcados en el caso: los argentinos Leonardo Ponzio (River Plate), Leonardo Franco (ex arquero, ahora DT), Nicolás Bertolo (Banfield), los españoles Gabi Fernández (ex capitán del Atlético de Madrid), Ander Herrera (PSG), Vicente Iborra (Villarreal) y los uruguayos Cristhian Stuani (Girona) y Gustavo Munúa (ex arquero, ahora DT). También está en la lista el entrenador mexicano Javier Aguirre.

Este caso había sido cerrado en agosto de 2017, pero la Audiencia Provincial de Valencia solicitó en enero de 2018 la reapertura de la investigación debido a que para la juez no se ha justificado el destino de las transferencias que recibieron los jugadores de Zaragoza y que sacaron de sus cuentas. Por eso se iniciaron los trámites de procesamiento para llevar a todos los implicados de nuevo al banquillo.

¿Qué fue lo que pasó en ese polémico partido? El Zaragoza necesitaba ganar para mantener la categoría y, según la denuncia, los jugadores de ese equipo recibieron dinero del club, lo sacaron de sus cuentas y se lo dieron a sus rivales: casi un millón de euros, para que se dejasen ganar. Y en efecto el Zaragoza ganó 2-1.

Dentro del caso, el primero de la historia en España en el que un posible amaño llega a la vía penal, la Fiscalía aportó nuevas pruebas que confirman que los futbolistas del Levante -donde militaban Caicedo y Montero- después de perder con el Zaragoza sacaron muy poco dinero de sus cuentas bancarias para las vacaciones.

Con información de El Universo