Quevedo: Delincuentes armados ingresaron a Karaokes buscando a un hombre de blanco

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

QUEVEDO. Tras dos años de pandemia por el covid-19 en los que dejaron de laborar, comerciantes se reactivaron creyendo que todo mejoraría; sin embargo ahora les toca vivir una pandemia más fuerte ‘La Delincuencia’ que no los deja trabajar en paz.

¿Qué sucedió?

La madrugada del domingo 29 de mayo, la zona de karaokes fue atacada por delincuentes armados que iban de local en local en busca de “un hombre de blanco”. En su afán por encontrar a su víctima, con patadas y disparos violentaron las puertas e ingresaron para buscarlo entre aquellas personas que se encontraban compartiendo un momento agradable entre familia, amigos y parejas.

Los clientes quedaron en pánico al ser intimidados por las armas de los pillos, que ya ni ganas les quedó para continuar en el centro de diversión nocturna. El miedo fue tanto que muchos optaron por abandonar los karaokes e ir a sus viviendas, el único lugar donde al menos sienten algo de tranquilidad.

Lamentablemente, los sujetos al no encontrar en ningún lugar a su objetivo huyeron rápidamente sin ser capturados por la Policía. Este no es un caso único, los negocios constantemente están en peligro, sobre todo los que tienen actividad nocturna.

Esto ha provocado que las visitas de clientes vayan bajando y, por ende, el ingreso de cada local que no puede brindar su servicio sin pensar en que en el momento inesperado pueden ser atacados por antisociales, muchas veces más armados que la propia Policía.

Versiones

El equipo periodístico de ALDIA.COM.EC acudió hasta la zona en la que se registró este evento de inseguridad para dialogar un poco sobre la situación que los aqueja a diario. Por seguridad y petición de quienes hablaron con nosotros no se darán a conocer sus nombres y sus voces se distorsionan.

“Ellos entraron diciendo dónde está el señor de blanco. Me rompieron la puerta, se llevaron el dinero y mi celular, en mi negocio había pocos clientes, por lo que ya estábamos en la hora del cierre”.

CEPAC

“Esto perjudica a los negocios, queremos atención”. “Ahora tenemos que poner más protección porque tenemos que seguir adelante, no podemos quedarnos con los brazos cruzados, es el único sustento que tengo para llevarle el pan a mis hijos”.

A pesar de las restricciones que habían por la pandemia aseguran que: “estábamos más tranquilos. Ahora no hay noche que deje de haber tanta delincuencia”. Casi llorando una comerciante clamó por ayuda a las autoridades para atender a este sector de la ciudad que está siendo duramente golpeado por la inseguridad.

Nos comentaron que la situación es difícil y, a pesar del miedo, deben de una u otra forma abrir sus locales. No pueden parar ya que detrás de cada propietario y colaboradores está una familia, además hay sueños y metas que cumplir, razones por las cuales se “arriesgan” trabajando para obtener ingresos en su hogar.

La conclusión es la misma: “En Quevedo no hay protección, policías ni militares resguardando los negocios, es una ciudad de nadie. ¿Cómo vamos a seguir viviendo en esta situación? La vida se pone más crítica”.

Escucha:

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO