Redes sociales, el desafío de los padres de familias con sus hijos 

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La era vertiginosa de la tecnología ha significado un avance a pasos gigantes de la humanidad; sin embargo, el progreso digital trae también problemas que se van agravando.

Especialmente en el accionar y desarrollo de las personas, así se ha detectado que las redes sociales igual como llegaron para facilitar y conectar al mundo, y hacerlo minúsculo, también trajo algunos problemas.

Los mismos que ya han sido detectados algunos y otros aún siguen sin detectarse, pues recién se están gestando y causando malestar entre las personas.

Abordaje

Así, la influencia, el manejo y las recomendaciones de las redes sociales en el ámbito educativo, y su afectación en la Psicología de los niños, niñas y adolescente fue abordado por las profesionales en Psicología: Judith Laz y Lorena Erazo Palma. 

La Psic. Laz afirmó al respecto que existe influencia positiva y negativa; en el campo educativo los estudiantes usan las redes para  consultar las actividades que comparten los docentes durante el día y así retroalimentar sus conocimientos.

Otra parte positiva es que gracias a las redes sociales la educación no se paralizó en tiempos de pandemia.

En la parte negativa, manifiesta Laz que la mala utilización de las redes sociales, entiéndase exceso de teléfonos o computadoras, ha provocado un distanciamiento físico entre los miembros de la familia, eso les impide un desarrollo en el campo de lo lúdico, pues están más interesados en lo cibernético.

Consecuencias

Sin embargo, repara Laz y apunta que enseguida comienzan a aparecer consecuencias como lo son el bajo rendimiento académico, la dependencia de los estudiantes, quienes no aprenden y no desarrollan sus habilidades al cien por ciento.

Otra consecuencia es que los estudiantes no logran el aprendizaje completo requerido y desde allí crean cierta dependencia.

El permitir que los niños, niñas y adolescentes se queden con los celulares para que dejen en paz a los padres, o lo que es peor, entregar el dispositivo con tal de calmar su fastidio, es la peor de las decisiones, dice Laz.

Menciona que el uso de las redes sociales mucho depende de los padres y el control que estos ejerzan en su uso, algo así como enseñarle al niño a que debe tener un horario e ir poniendo reglas en el hogar, subraya.

También mencionó la necesidad de suficiente apoyo de los padres para los niños en la edad escolar, sobre todo con el acompañamiento diario, y recuerda que a un ser humano se lo amolda desde pequeño, después llega la edad de la rebeldía y se torna complicada esa tarea.

Falencias

“Muchas veces los niños, niñas y adolescentes se refugian en la redes sociales por carencia de afecto, por baja autoestima, se sienten desprotegidos, aislados y abandonados de la atención de los padres”, expresa Laz; a la vez aconseja que ahora hay que retomar la buena costumbres de salir en familia, de ir a un parque a jugar y predicar a los hijos, pero con el ejemplo.

Lo clínico

La Psic. Lorena Erazo reafirma que el uso continuo de una pantalla causa en los chicos muchas afectaciones, pues se conoce que desde que un ser humano nace empieza a desarrollar su cerebro, por lo tanto, al existir el uso una pantalla se produce un retraso imperceptible, argumenta la profesional.

Menciona que existe una tabla de edades dispuesta en la que se señala que desde los 0 meses hasta los 2 años de edad no se debe entregar una pantalla, porque es perjudicial para el desarrollo del cerebro.

Debido a que capta la atención del niño y se olvida del mundo, de tal suerte lo cautiva y no hace nada productivo y se atrofian las habilidades sociales, el movimiento; por lo tanto, lo recomendable es que, a partir de los 2 años a los 6 años, el uso de un dispositivo sea de media o una una hora.

Recomendaciones educativas

Recuperar una biblioteca en el aula de clase, con la finalidad de que el estudiante investigue leyendo y formen sus conclusiones, resúmenes y formen el intelecto, para que no estén a expensas de ir a casa y consultarlo en el celular.

Despertar el gusto por la lectura para que se alejen de la dependencia de las redes sociales, lo cual les permitirá ampliar su acervo cultural.

Apuntando a la recuperación del amor familiar, la energía positiva, recuperar los tan venidos a menos valores que son de responsabilidad absoluta de los padres.

Consejos clínicos

La Psic. Erazo reconoció que es un problema general, pero que mucho tiene que ver la acción de los padres, quienes están llamados a predicar con el ejemplo para lograr la atención y obediencia de los hijos.

Se refirió a que los estilos de la crianza de los padres actuales debe ir de acuerdo a las actuales generaciones y estar acorde con los tiempos para relacionarse en el mismo nivel del ser que tiene bajo su responsabilidad.

Dar razones, explicar, descifrar los por qué, para que el niño entienda que las órdenes y pedidos tienen una razón de ser para obtener un resultado adecuado.

Recomendaciones prácticas

Erazo remarca que al ser los padres los proveedores de los dispositivos a los niños, también ellos deben de saber que son los que van a controlar al niño y ellos controlarán el tiempo, el contenido, etc.

Recordó que las redes sociales tienen un efecto gratificante, pues de pie, sentados, acostados se revisa, muchas cosas entretienen y el tiempo se va; entonces son los padres los que deben de controlar.

Llamó a la toma de conciencia a los padres para que no tiemblen a la hora de tener que poner horarios y normas durante el uso de las redes sociales, para lo cual es obligado el acompañamiento a sus vástagos.

Y si aquello lo irrita e incomoda hay que buscar actividades como jugar, pintar es decir dotarlos de las herramientas para que no les gane el aburrimiento y no se estresen.

Enfermedades

Erazo menciona entre los riesgos la desconexión con las actividades de la vida real, como son las actividades básicas. La responsabilidad vuelve a caer en los padres.

El sedentarismo en los niños, porque va a pasar solo sentado y no va querer hacer actividad física.

Problemas de sueño, pues la luz azul que emite la pantalla inhibe la hormona del sueño, de tal suerte que retrasa la hora de sueño.

Problemas visuales a temprana edad; estudios actuales relacionan el uso del teléfono con el problema de déficit de atención, de aprendizaje, porque se alejan de contactos que los ayuden a desarrollarse, tales como la motricidad fina, gruesa, etc.

- Advertisment -

LO ÚLTIMO