Sepultaron a los hermanitos que se ahogaron en el río Quevedo

spot_img

QUEVEDO. ¡Por fin! Sebastián y Alejandro Gilces Quintana, los hermanitos de 7 y 9 años, niños que se ahogaron el martes en el río Quevedo, ya descansan en su morada celestial en el camposanto Colinas de Los Recuerdos.

Después de la celebración de la Misa, decenas de personas adultas, jóvenes, niños, delegados de agrupaciones de la ciudad fueron hasta el hogar de los menores para acompañarlo en su traslado hasta el cementerio.

Algunos eran sus vecinos, otros sus amigos, pero la gran mayoría personas solidarias que sintieron como suyo la partida inesperada de los niños. Joselyn, de 10 años, caminaba junto a su madre, las lágrimas inundaban sus ojos; llevaba una camiseta negra en señal de luto.

No podía expresar lo que sentía, pero su semblante compungido y la profunda tristeza en su rostro dejaban notar el dolor por la muerte de sus vecinitos. Los féretros blanco cándidos fueron escoltados con globos blancos y azules, portados por niños y adolescentes.

La caminata arrancó por las asfaltas y calientes calles de la zona, a la cabeza la carroza, detrás ellos, seguidos por delicados arreglos florales y finalmente el conglomerado de personas con igual sentir y unidos por la intención de acompañar los cuerpos hasta el sitio. (I)

spot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO