Verónica siempre quiso «servir y proteger»

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La joven policía Verónica Sangor Tapia siempre quiso portar el uniforme de la Policía Nacional, aquella indumentaria de color caqui era la que vestía con orgullo y, tristemente, fue con esas prendas que su vida comenzó a apagarse después de ser herida por delincuentes que atacaron una unidad policial en la ciudad de Guayaquil, en la provincia del Guayas.

El ataque armado fue perpetrado el pasado 9 de octubre.

FERNANDEZ

De acuerdo a sus familiares, quienes aún están devastados por la tragedia, ella desde que era tan solo una niña anhelaba “servir y proteger”, consigna de la institución del orden.

Despedida.

Los sueños de esta joven se ‘apagaron’, ayer muchos de sus compañeros honraron su memoria en las instalaciones del Comando de Policía de la Zona 8.

Sus familiares protagonizaron escenas de dolor por esta irreparable pérdida, la cual no solo ha consternado a la institución policial sino también a la comunidad en general.

Tras la ceremonia realizada en la Zona 8, sus restos fueron trasladados a la provincia de Loja, donde sus familiares y amigos se congregaron para despedirla.

Las posibilidades de vida de esta joven agente no eran alentadoras para el personal médico que la asistía, sin embargo, la fe inquebrantable de sus familiares, amigos y compañeros seguía firme hasta que la peor de las noticias les fue confirmada tras una semana de agonía.

Otro elemento policial fue asesinado por manos criminales la madrugada de este lunes 17 de octubre. El uniformado llegó hasta una gasolinera en el cantón Santo Domingo cuando hubo un enfrentamiento contra varios delincuentes, uno de los presuntos ladrones murió.

Redacción: aldia.com.ec

Te puede interesar…

- Advertisment -

LO ÚLTIMO