Comisión de Soberanía investiga proyecto Planta de bioinsumos

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Miembros de la Comisión aseguraron que harán prevalecer su autoridad fiscalizadora para descubrir a los responsables y se reactive la planta en beneficio de los miles de agricultores de esta zona del Ecuador.

Quevedo. – Como un “Elefante blanco” calificó el asambleísta riosense, Eduardo Mendoza, a los enormes galpones grises construidos en un área del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap).

La construcción es claramente visible desde la vía E30 (El Empalme-Quevedo), Pichilingue. Desde donde los usuarios frecuentes y pasajeros al observar la construcción imaginan un lugar en plena producción; pero la realidad es otra.

Integrantes de la Comisión Permanente de Soberanía Alimentaria y Desarrollo del Sector Agropecuario y pesquero de la Asamblea Nacional inspeccionaron la paralizada obra y escucharon explicaciones sobre la forma en que se contrató, los recursos pagados y el estado actual de los trabajos.

Según los técnicos, en el lugar se proyectó construir una planta de bioinsumos (Microorganismos promisorios) con el fin de producir componentes orgánicos para la agricultura, para exportación y para consumo interno. Todo eso con un presupuesto de poco más de 16 millones de dólares.

Sin embargo, hace poco más de siete años la contratista detuvo los trabajos y dejó abandonada la construcción. De tal suerte, que hoy los miembros de la Comisión de Soberanía Alimentaria, encabezada por su presidente Mariano Curitama; invitados por el asambleísta de Los Ríos, Eduardo Mendoza, inspeccionaron el sitio y se enteraron de la situación.

Luego del recorrido, Curitama aseguró que harán lo que corresponde para recuperar lo invertido o que se retome el proyecto; señaló, además que el único compromiso que tiene la Comisión es con los ecuatorianos, puntualmente con los agricultores.

Mientras que Eduardo Mendoza dijo que claramente el estado ecuatoriano ha sufrido un perjuicio con la construcción de una planta de bioinsumos.

Mendoza expresa que el contrato que se hizo con Labiofan S.A. es sospechosa y se pregunta: “Cómo es posible que se entreguen poco más de dieciséis millones de dólares, sin ningún estudio. Se violó la Ley de Contratación Pública”, cuestionó el asambleísta de Los Ríos.

Dijo que a todas luces se ve que hubo presión para que la contratación se la hiciera con el mencionado laboratorio. El proyecto no tuvo estudios previos, lo cual fue un gran perjuicio a los agricultores ecuatorianos.

Finalmente, el asambleísta riosense aseguró: «Estamos aquí para la reactivación de esa planta, para recuperar algo de lo que el Estado invirtió». (I)

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO