Quevedo: Padres han invertido en equipos digitales para seguir con las clases

spot_img

“La mejor herencia que se le puede dejar a un hijo es la educación”, y con esta idea los padres de familia en la era virtual han tenido que hacer sacrificios para que sus hijos no dejen de estudiar.

Si bien es cierto, desde el Ministerio de Educación se ha explicado que en el proceso educativo no se necesita estar conectados. Padres de familia han invertido en medios tecnológicos para tener contacto con los maestros.

Esta realidad ha golpeado a un buen número de hogares porque tienen más de un solo hijo, y no cuentan con los recursos tecnológicos suficientes. Ya que, muchos de ellos estudian en la secundaria y otros en la universidad donde la conexión sincrónica casi es obligatoria y muy necesaria.

Realidad

La madre de familia, Rocío Jaramillo, habitante de Hogar para los Pobres, del cantón Quevedo, jamás se imaginó invertir en teléfonos e internet. Tiene tres hijos, la mayor de 16 años está en el Colegio San Camilo, y los otros dos menores en primaria.

Era durísimo porque si estaba conectado el uno, no podía estar el otro. Yo le di privilegio a mi hija porque está en el colegio que es lo primordial. A los otros dos le decía a los maestros que sólo podía enviarles las tareas los fines de semana”, contó.

Luego adquirió un teléfono de segunda de $60 dólares, que tuvo que arreglarlo, hasta que puso internet del Estado y ahora paga una cantidad de $ 22 dólares mensuales.

“Puse internet porque se iba demasiado en una tarjeta de tres dólares diarios, y en el caso de mi hija son como 16 maestros, cada uno manda un link para conectarse y con los megas no abre”, explicó.

Añade que deben el internet porque su esposo trabaja en una bananera y a veces no hay ingresos, pero prefiere “tenerlos en casa a que anden rozando con tanta gente en las escuelas”.

En el nuevo periodo lectivo que también será virtual, espera que el Gobierno coloque zona Wifi en sectores donde no hay posibilidad de pagar a un proveedor.

La madre de familia Doris Loor indicó que cuando se enteraron del nuevo cambio fue complicado. “Aquí en casa todos estudiamos, desde el más pequeño al más adulto o sea, como padres”, dijo.

Sus hijos estudian en el Colegio 7 de Octubre y su hija menor en la escuela Unidad Popular. Ella y su esposo también cursan la universidad.

El año anterior su hogar parecía un cyber, invirtió 2.800 dólares en aparatos tecnológicos porque la mayoría de las clases eran por la plataforma Zoom y coincidan en horarios. “Con un móvil no podíamos avanzar y era lo que teníamos”, dijo.

También cambiaron de proveedor porque el que tenían era muy limitado. “Nos quedamos sin teléfono fijo y sin cable, pero todo fue acoplarse”, añadió.

Loor considera que fue necesaria la inversión para que sus hijos no pierdan la educación el año lectivo virtual. Para este periodo indica que la experiencia les ha servido.

En 2020, el porcentaje de hogares con computadora de escritorio aumentó 2,0 puntos porcentuales, según el Instituto de Estadísticas y Censo (INEC).

El porcentaje de hogares con computadora portátil aumentó 2,8 puntos; mientras que el porcentaje de hogares con computador de escritorio y portátil aumentó 1,5 puntos porcentuales a nivel nacional. (I)

spot_imgspot_imgspot_img

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscribete para recibir las últimas noticias actualizadas en tu correo

- Advertisment -

LO ÚLTIMO