Buena Fe nocturno, lleno de colores y gastronomía

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Cuando cae la noche, Buena Fe se transforma en uno de los cantones más coloridos, tranquilos y gastronómicos del país.

El paisaje nocturno es inspirador. La tranquilidad de la noche y la suave brisa del clima, empuja a las personas a sentarse en banquetas para conversar cálidamente de la vida.

Lo que Buena Fe no le envidia a nadie es su gastronomía. Especialmente los asados que reciben con los brazos abiertos, en las noches, a decenas de visitantes.

Un ejemplo de aquello es el ‘Asadero todos vuelven’, de Marlene Rivera, ubicado al comienzo de la avenida 7 de Agosto. Rivera, es una mujer buenafesina, que levantó su negocio hace seis años, dando trabajo a varias personas.

Propietarios y ciudadanos coinciden que la regeneración urbana ha apoyado a la economía popular.

Comentó que la regeneración de Buena Fe, en los últimos años, ha servido para que la economía popular cobre fuerza. Ya que por esta tierra transitan viajeros con diferentes destinos, pero que hacen parada obligatoria por la sabrosa comida.

La especialidad de la casa son las costillas ahumadas, con arroz blanco, moros y menestra. El valor es de $ 6, pero hay otros platos más económicos como las minis parrilladas de $5, con chuleta, pollo, carne, ubre y longaniza.

Rivera abre cuando el ocaso se prepara para esconderse, a las 17h00 y cierra su negocio a las 23h00. De domingo a domingo, con los mejores asados que puedan degustar sus comensales.

Así es Buena Fe al caer la noche, otros puntos también se activan. Sus protagonistas siguen siendo los diferentes negocios de comida que se levantan y le dan más vida a este cantón, con seguridad y regeneración urbana. (Erika Hernández Lozano)

- Advertisment -

LO ÚLTIMO